Museo Etnológico de Herreruela.

EL SEGUNDO CENSO GENERAL DE LA ESPAÑA CONTEMPORÁNEA (1860). EL PARTIDO JUDICIAL DEL PUENTE DEL ARZOBISPO: LA POBLACIÓN EN HERRERUELA (TOLEDO).

Autores: Elmar Biskup-Schreiner Arroyo y Antonio Camacho Rodríguez.

 

t0003526

Mapa de la densidad de la población de España según el censo de 1860.

RESUMEN: La fecha de referencia de este censo es del 25 de Diciembre. Es uno de los primeros censos oficiales. Para sus dos primeros censos (1857 y 1860) la Comisión sólo ofrece la población de hecho, no define adecuadamente la valoración de la población económicamente activa, y, sobre todo, confiesa su insuficiente credibilidad respecto a la exhaustividad de la población empadronada. Una de las primeras variables sociales introducidas en los censos, la frecuentación escolar y la alfabetización; en ambos casos son determinantes las acusadas diferencias de género, de hábitat (rural o urbano) y territoriales.

ABSTRACT: The reference date of this census is December 25th. It is one of the first official censuses. In these first two censuses (1857 and 1860) the Commission only offers “de facto” population, does not adequately define the valuation of the economically active population, and, above all, confesses its insufficient credibility regarding the completeness of the enumerated population. One of the first social variables introduced in the censuses were school attendance and literacy. We find that, in both cases, the gender, habitat and territorial differences, are decisive.

RÉSUMÉ: a date de ce recensement est le 25 décembre. C’est un des premiers recensements officiels. Pour les deux premiers (1857 et 1860) la Commission n’inclut que la population réelle, elle ne défini pas d’une manière précise la population économiquement active et, surtout, elle reconnait le manque de crédibilité quant à la population inscrite. Une des premières variables sociales apportée dans les recensements furent  l’assistance scolaire et l’alphabétisation; dans les deux cas on peut constater les différences considérables selon le sexe, le milieu et le territoire.

RESUMO: A data de referência deste censo é 25 de dezembro. É um dos primeiros censos oficiais. Para os seus dois primeiros censos (1857 e 1860), a Comissão oferece apenas a população de fato, não define adequadamente a avaliação da população economicamente ativa e, acima de tudo, confessa sua credibilidade insuficiente em relação à integralidade da população enumerada. Uma das primeiras variáveis sociais introduzidas nos censos foi a frequência escolar e alfabetização. Descobrimos que, em ambos os casos, o gênero, o habitat e as diferenças territoriais são decisivos.

RIASSUNTO: La data di riferimento di questo censo è il 25 Dicembre. Si tratta di uno dei primi censimenti ufficiali. Per i primi due censimenti (1857 e 1860), la Commissione offre solo la popolazione di fatto, non definisce adeguatamente la valorazione della popolazione economicamente attiva e soprattutto ammette l'insufficiente credibilità rispetto alla completezza della popolazione censita. Una delle prime variabili sociali introdotte nei censimenti, la frequenza scolastica e l'alfabetizzazione; in entrambi i casi sono determinanti le notevoli differenze di genere, habitat e territoriali.

ZUSAMMENFASSUNG: Das Bezugsdatum dieser Volkszählung ist der 25. Dezember. Es ist eine der ersten offiziellen Volkszählungen. Für ihre ersten beiden Volkszählungen (1857 und 1860) bietet die Kommission nur die De-facto-Bevölkerung an, definiert die Bewertung der erwerbstätigen Bevölkerung nicht angemessen und gesteht vor allem ihre ungenügende Glaubwürdigkeit hinsichtlich der Vollständigkeit der aufgezählten Bevölkerung ein. Eine der ersten eingeführten sozialen Daten bei der Volkszählung sind der Schulbesuch und die Alphabetisierung. In beiden Fällen sind die ausgeprägten Geschlechter-, Lebensraum- und Territorialunterschiede entscheidend.

 

Introducción Histórica.

D

urante el reinado de Isabel II (1833-1868) se desarrolló en España, al igual que en gran parte de Europa, el proceso de construcción del Estado liberal, ya esbozado por las Cortes de Cádiz. Durante este periodo de tiempo se destruyeron definitivamente las estructuras políticas, económicas y sociales del Antiguo Régimen.

María Cristina tuvo que enfrentarse a un problema muy grave al inicio de su regencia: las guerras carlistas. Para hacer frente a los carlistas la regente se apoyará en el bando liberal, lo mismo que después hará su hija. Por eso se considera el reinado de Isabel II el periodo de la Historia de España donde comenzará a edificarse el liberalismo.

Inmediatamente después de conocerse la muerte de Fernando VII, en septiembre de 1833, se iniciaron levantamientos armados a favor del pretendiente Carlos. Comenzaba una larga guerra civil que iba a durar siete largos años y desangraría la nación. El conflicto sucesorio escondía un enfrentamiento que dividió política y socialmente al país.

El bando isabelino - cristino contó, al principio, con el apoyo de una parte de la alta nobleza y de los funcionarios, así como de un sector de la jerarquía eclesiástica. Pero ante la necesidad de captar apoyos ante el avance del carlismo, la regente se vio obligada a buscar la adhesión de los liberales a su causa (aunque personalmente ella no era liberal). De este modo, y para que se unieran la burguesía y los sectores populares de las ciudades en la defensa de Isabel, María Cristina tuvo que acceder a las demandas de los liberales que exigían el fin del absolutismo y del Antiguo Régimen.

En el bando carlista se agruparon todos los que se oponían a la revolución liberal: pequeños nobles rurales, parte del bajo clero y muchos campesinos de determinadas zonas del país, muy influenciados por los sermones de sus párrocos y para los que el liberalismo venía a suponer simplemente un aumento de impuestos. Todos estos grupos identificaron sus intereses con la defensa de los derechos al trono de Carlos y los ideales que el pretendiente defendía, el absolutismo y el inmovilismo.

La guerra concluyó con el denominado Convenio o Abrazo de Vergara (1839), acuerdo firmado por los dos hombres fuertes de la guerra, el liberal Espartero y el carlista Maroto.

Los intentos de insurrección contra la reina y el gobierno moderado, como el motín de San Gil en Madrid en 1866 fueron duramente reprimidos (70 oficiales y suboficiales del ejército fueron fusilados). El creciente autoritarismo del anciano Narváez llevó a la formación del Pacto de Ostende (1866): demócratas, progresistas, unionistas y republicanos se aliaron para derribar a Isabel II y el régimen moderado.

Finalmente, la revolución de septiembre de 1868, conocida como “la gloriosa”, supondrá el destronamiento de Isabel II y el inicio del denominado sexenio democrático.

Caricatura de Isabel II. Google.

 

El Consejo de Ministros, presidido por la reina Isabel II[1].

La unión liberal sufrió cambios a través de O´Donnell que expulsó a los militantes que eran críticos con la política del Gobierno.

La Unión Liberal era un amalgama de amigos de Leopoldo O`Donnell, los unos moderados puritanos, los otros progresistas resellados. Sus ideas eran contradictorias entre los distintos grupos, pero estaban unidos en torno al reparto de prebendas que hacía Posada Herrera. Antonio Alcalá Galiano decía que Unión Liberal era como “la familia feliz de los circos”, una jaula en la que convivían gatos con ratones, zorras con gallinas y lobos con corderos, gracias a la presencia del látigo del domador. El domador de aquella “jaula de grillos” era O`Donnell, y la forma de gestionar el circo era presentar planes a muy largo plazo, de los que no comprometen a los políticos a nada, no hacer ninguna declaración categórica ni comprometedora, no expresar nunca un principio político, ni una idea de base por la que se le pudiera criticar. Con ello, ni se le podía criticar desde dentro, pues estaban todos amenazados por el compromiso firmado con Posada Herrera, ni se le podía criticar desde fuera, pues no sabían si se estaba haciendo algo o no. Pero esa situación no es sostenible a largo plazo.

Resultado de imagen de FOTO union liberal

Caricatura de Isabel II, durante la I República.

Respecto a las relaciones con políticos de fuera del partido, O`Donnell se mostraba condescendiente con los progresistas puros y con los demócratas. No era tan condescendiente con los moderados cerrados, a los que nunca perdonó haberle dejado tirado en Vicálvaro en 1854. También procesó a muchos “polacos” de 1859 (seguidores de Luis José Sartorius).[2]

En 6 de julio de 1860 se exonera del cargo del Ministro de la Gobernación a José Posada Herrera, llamado el gran elector (Llanes, Asturias, 31 de marzo de 1814 - id. 7 de septiembre de 1885) y una Comisión dirigida por el jurista y político español, Manuel Alonso Martínez (Burgos, 1 de enero de 1827-Madrid, 13 de enero de 1891), estudió el Proyecto de Ley Orgánica de los Municipios, en el que se proponía que los alcaldes fueran elegidos, en vez de designados por el Gobierno, que provoca su expulsión de la Unión Liberal.

José de Posada Herrera.jpg

José Posada Herrera, por Ignacio Suárez Llanos (Congreso de los Diputados de España). Wikipedia

 

Manuel Alonso Martínez.jpg

Retrato de Manuel Alonso Martínez. Wikipedia.

Isabel II, el 5 de marzo de 1860 crea a través de un real decreto el Instituto Oficial de Meteorología de España para informar sobre El sistema nacional de predicción de fenómenos meteorológicos adversos, y entra en vigor el sistema métrico decimal. Este organismo se dedicará a recopilar datos de los observatorios ya existentes y a crear nuevos[3]. Destaca en la Administración General del Estado el aumento de los funcionarios ya que la Administración española cuenta con 189.000 empleados públicos. Surge en este año la idea de crear un ministerio que englobe a las colonias, cuyos modelos administrativos fueran similares a los de la administración española, así se crea el Ministerio de Ultramar en mayo de 1863[4]. También se publica el Real Decreto de 6 de noviembre de 1857 y posteriormente la Orden de 1 de abril de 1860 donde se reorganizan los negociados de la Dirección General de Establecimientos Penales[5].

Isabel II viajará después de varias revueltas políticas a Alicante y Zaragoza, y entre septiembre y octubre a las Baleares y Barcelona[6].

Arco del triunfo levantado en el arrabal de Santa Catalina por el viaje de Isabel II (Palma de Mallorca, 1860). Museo Universal, 42 (1860-X-14), p. 333. ALEDO, C. 1102, D. 3. http://www.mecd.gob.es/cultura-mecd/areas-cultura/archivos/mc/abn/coleccionismo/viajes-oficiales.html

Alcázar de Mallorca, donde pernoctó la soberana en su visita a Palma (1860). Museo Universal, 42 (1860-X-14), p. 333. ALEDO, C. 1102, D. 2. http://www.mecd.gob.es/cultura-mecd/areas-cultura/archivos/mc/abn/coleccionismo/viajes-oficiales.html

En 1860 la Junta General de Estadísticas, el 25 de diciembre realiza un censo nuevo. La población sobrepasa ya los 15 millones de habitantes, destacando censados más de 250.000 pobres de solemnidad y dos millones de jornaleros agrícolas. Un 20 por ciento de la población sabía leer y escribir, así en el norte de la península, y especialmente los territorios de Castilla-León y Cantabria, destacan frente al Sur, Levante y Galicia, donde reina el analfabetismo.

Habrá que esperar al censo publicado en 1887 donde se une los conceptos de educación con la edad de los habitantes. El índice cultural de la población se divide en tres grupos: alfabetizados o que saben leer y escribir, semialfabetizados, saben solamente leer y analfabetos, no saben leer ni escribir[7].

 

En política internacional España se quedó al margen del problema nacionalista italiano y, cuando el 13 de marzo de 1860, Víctor Manuel II de Saboya se proclamó rey de Italia, España no reconoció al nuevo Estado italiano hasta el 15 de julio de 1860, que O`Donnell convenció a Isabel II de que había que reconocer al nuevo Estado. Con respecto a la guerra de la secesión en los Estados Unidos no apoyaría España al Norte ni al Sur por la defensa de Cuba y las posiciones del Caribe.

La Guerra Civil estadounidense comienza cuando Carolina del Sur proclamó unilateralmente la independencia de Estados Unidos en diciembre de 1860, tras la elección como presidente de Abraham Lincoln.

La Antigua Española o Santo Domingo le solicitará a O’Donnell la reincorporación de su territorio dominicano a la Corona Española. Con las siguientes condiciones: primero que se le considere una provincia española, que no se restablezca la esclavitud, conservar su moneda dominicana, y que los naturales puedan participar en los nombramientos de funcionarios de la Administración Pública. Claro está que esto no lleva a cabo porque O’Donnell temía la reacción de los Estados Unidos y otros países vecinos, no obstante envío una escuadra de barcos. Para su protección[8].

En 1859 en el puerto de Algeciras, embarcará el ejército (36.000 hombres, 75 piezas de artillería y 41 navíos) para trasladarse a África, lo cual trajo como consecuencia a la ciudad, un mayor aumento económico a la par que mucho dolor y miseria. El 1 de enero, comienza el año de 1860 con la victoria de las tropas españolas, al mando del general Prim, en la batalla de los Castillejos, valle marroquí, en la Primera Guerra de África. Donde Prim obtuvo su culminación en su carrera militar, aunque la victoria militar lo provocó la llegada de Zavala.

El general Prim en la Guerra de África de 1860, en un cuadro de Francesc Sanz i Cabot.

El general Prim en la Guerra de África de 1860, en un cuadro de Francesc Sanz i Cabot.

Este conflicto bélico provocó la unión de todos los partidos políticos, unidos en una misma causa, instaurándose nuevos tributos o impuestos para financiar la campaña bélica.  Incluso Isabel II ofrecerías sus joyas para asistir a los gastos.

El 4 de febrero acontece la batalla de la toma de Tetuán, donde las tropas españolas al mando del general O'Donnell (25.000 soldados) derrotaron a las kabilas, tomando el campamento del comandante Muley Achmed (35.000), en tres días, y habrá que esperar al año 1862 para que el sultán pague una indemnización para que se devuelva a marruecos. A la entrada de Tetuán el 6 de febrero lo primero que hicieron los españoles fue erigir una iglesia Católica y el 1 de marzo nace el Eco de Tetuán.

Sea en nombre de Dios y en el de nuestra cara España; sea en el insigne idioma castellano; sea bajo la bandera triunfante de Jesucristo, como nazca a la luz pública el primer periódico de Marruecos, y regocíjese en su tumba el inmortal Gutenberg de ver volar por estos horizontes la palabra impresa… que algún día llegará a ser claro sol de verdad que esparza esplendores de verdad y justicia en la tenebrosa mente de los africanos[9].

La batalla de Tetuan

La batalla de Tetuán - Dionisio Fierros Álvarez

En las tropas españolas, cabe destacar la actuación de los 466 voluntarios que se alistaron en un batallón denominado el tercio de Nuestra Señora de Montserrat a las órdenes del General Prim, que embarcaron en el puerto de Barcelona, siendo bendecidos por el abad de Montserrat e indumentados con la barretina o gorro del país, y que hicieron un Castell para superar las murallas de Tetuán. Su llega el 3 de febrero la describe así Pedro Antonio de Alarcón:

 

Son las cinco de la tarde y vengo de presenciar una escena arrebatadora. Las compañías de voluntarios catalanes (,,,) acaban de desembarcar en este momento. (…) Son cerca de quinientos hombres. Visten el clásico traje de su país; calzón y chaqueta de pana azul, gorro frigio, botas amarillas, canana por cinturón, chaleco listado, pañuelo de colores anudado al cuello y manta a la bandolera. Sus armas son el fusil y la bayoneta. Sus cantineras, bellísimas. Su jefe es un comandante, joven todavía, llamado Victoriano Sugrañés. Tres cruces de San Fernando adornan su pecho.

Tercios vascongados y voluntario catalán en la Guerra de África, 1860.

Tercios vascongados y voluntario catalán en la Guerra de África, 1860.

O´Donnell al despedirse de Isabel II antes de irse a Marruecos, la Reina, Isabel II le comenta cariñosamente que si ella fuera hombre iría con él. Francisco de Asís que estaba presente, añadió “lo mismo te dijo O´Donnell, lo mismo te dijo”.

Cuando se empezaron a difundir las noticias de la victoria de Tetuán, la población encabezó una proclamación popular (al grito de ¡Viva España!), abandonando sus trabajos y quehaceres, y mostrando banderas rojas y amarillas.

El 26 de febrero de 1860 Los generales O´Donnell y Prim saldrían favorecidos socialmente ya que se les otorgan los títulos de duque de Tetuán y conde de los Castillejos.

Los cañones apresados al sultanato servirán para fundirlos y fabricar los leones de las Cortes, que guardan las puertas del Congreso de los Diputados de Madrid.

El 23 de marzo se culmina la Guerra de África con la victoria de la batalla de Wad-Ras. Las tropas española al mando de general O´Donnell vencieron a las fuerzas del sultanato.

Aunque desde febrero se intentaban negociaciones de paz, porque el coste estaba siendo demasiado alto en bajas (10.000), la mayoría a causa del cólera y en coste económico (59 millones de pesetas).

Esta paz provoca la detención de las tropas españolas en su avance a Tánger y que se firme el armisticio de paz. El 26 de abril se firma el Tratado de paz y amistad, en Tetuán, entre Marruecos (sultán Muley el Abbas) y España (General O´Donnell), donde se acepta la soberanía española sobre Ifni, la cesión de Tetuán, la ampliación perimetral de Ceuta y Melilla, la confirmación de los convenios sobre los peñones de Vélez, de la Gomera y de Alhucemas, y la imposición de un pago de indemnización de guerra de cien millones de pesetas (pacto no cumplido).

El gobierno, con objeto de realizar una entrada triunfal de las tropas de África en la capital, hizo que acamparan en un barrio de la zona Norte, donde se empezaron a instalar comerciantes y se convirtió en el barrio de “Tetuán de las Victorias”[10].

Dehesa Villa Campamento 1860 Ejercito Africa Isabel II (1)

Vista general del campamento en los campos de Amaniel (Grabado: El Mundo Militar, 1860; Hemeroteca BNE), en amigosdehesa.blogspot.com

Mientras tanto en el interior, el 1 de abril se produce el alzamiento carlista de San Carlos de la Rápita (Tarragona), conocido como la Ortegada. El pronunciamiento militar del General Ortega iniciado a causa de un engaño, la defensa de Isabel II ante una conspiración carlista acaba con la detención del General, un Consejo de Guerra y la condena a muerte por alta traición, siendo fusilado en el castillo de la Suda (Tortosa).

Isabel II realiza una amnistía general destinada a delitos políticos que se hubieran realizado a partir de octubre de 1856[11]. Los infantes Carlos y Fernando que estuvieron envueltos en la Ortegada se beneficiaron de la amnistía a cambio de la renuncia de sus derechos dinásticos. Pero a los trece días murieron de escarlatina, aunque se difundió la idea del envenenamiento.

En 1860 la Ley de Incremento de las Fuerzas Navales permitió la construcción de una Escuadra Blindada de buques de vapor, donde la mayoría tenían casco de madera y eran las ocho fragatas: Tetuán, Almansa, Gerona, Numancia, Vitoria, Zaragoza, Arapiles y Sagunto. Después se hicieron los primeros cruceros, con casco de hierro, con los nombres de: Fernando el Católico, Sánchez Barcaiztegui y Jorge Juan. Se refuerza con baterías acasamatadas el castillo de San Sebastián (Cádiz). Se crean las carabinas de repetición Spencer y Henry.

Castillo de San Sebastián, Cádiz, España, 2015-12-08, DD 38-41 PAN.JPG

Castillo de San Sebastián, Cádiz, España. Wikipedia.

En el campo de la Filosofía, muere el filósofo Alemán Arthur Schopenhauer (Danzig, actual Gdansk, Polonia, 1788 - Frankfurt, Alemania, 1860), gran apasionado de la lengua española, sus autores clásicos y sus refranes.

Retrato de Arthur Schopenhauer.

Los comerciantes de Söller (Mallorca), dedicados a la industria de la exportación de cítricos en el sur de Francia (Tolón, Cannes, Niza, Marsella), ponen de moda los Jardins d´Espagne sufren una epidemia y el mercado pasa a las localidades valencianas de Alcira, Oliva y Carragente[12].

http://www.paraisobalear.com/index.php/todo-sobre/mallorca/soller/280-soller.html

En cuanto a la Revolución industrial, el 8 de julio entra en Valladolid la primera locomotora del Ferrocarril del Norte.  Se inaugura la primera línea desde Sevilla a Córdoba, que comienza en la localidad de Los Rosales. Se abren las siguientes estaciones ferroviarias: Estación de Amusco, El Carrión, Espinosa de Villagonzalo, Bárcena, Cabezón de Pisuerga, Carrascosa de Henares, Cinco Casas, Corcos-Aguilarejo, Cubillas de Santa Marta, Daimiel, Dueñas, Espinosa de Henares, Humanes de Mohernando, Jadraque, Magaz, Manzanares, Matapozuelos, Medina del Campo, Molledo-Portolín, Pozaldez, Quintana del Puente, Valdestillas, Valladolid-Campo Grande, Viana de Cega, Villaquirán, Yunquera de Henares, Frómista, Herrera de Pisuerga, Monzón de Campos, Osorno, Palencia y Piña[13].

Plano de la red de ferrocarriles en España en 1860.

 

En agosto de 1860 se comienzan las obras del tendido telegráfico por cable subterráneo entre las localidades de Ciudadela (Menorca) y Pollença (Mallora)[14]. Se terminan las líneas electrotele - gráficas y estaciones intermedias de Badajoz- Sevilla. Zafra, Monasterio y Ronquillo[15].

El urbanismo sigue evolucionando en ciudades como Sevilla que cede parte de los terrenos del Alcázar, la huerta del retiro, hoy convertida en el Paseo de Catalina de Ribera. El ayuntamiento de Guillena (Sevilla) suscita la obra de la primera fuente de agua potable para la localidad, situada en la actual plaza de la Constitución. Mientras tanto en Sevilla Manuel Álvarez-Benavides y López realiza su Plano de Sevilla, uno de los documentos gráficos esenciales  para el estudio histórico, topográfico y geográfico de la ciudad.

Plano_de_Sevilla_Material_cartográfico__1

Plano de Sevilla. Autor: Manuel Álvarez-Benavides y López. BN (España)

En Madrid, comienza la ampliación urbanística o ensanche, según el plan del arquitecto e ingeniero de caminos Carlos María de Castro (Estepa, 24 de septiembre de 1810-Madrid, 2 de noviembre de 1893), que se definía como un intento de regular el crecimiento ordenado de Madrid a partir de la separación de los barrios por clases sociales. El 19 de julio de 1860 se aprobaría el Plan Castro.

Plano del anteproyecto del ensanche de Madrid (1860). Wikipedia.

El ensanche comienza en la Puerta del Sol y se orienta hacia el Norte de la ciudad, circunvalándola una red viaria conocida como «las Rondas» y que actualmente se compone del paseo de Reina Victoria y las calles de Raimundo Fernández Villaverde, Joaquín Costa, Francisco Silvela y Doctor Esquerdo.

También en Barcelona se aprueba el proyecto sobre su ensanche realizado por el ingeniero Ildefonso Cerda i Sunyer (Centellas, 23 de diciembre de 1815 – Las Caldas del Besaya, 21 de agosto de 1876) que se caracterizaba por seguir criterios de un plan hipodámico, con una estructura en cuadrícula, abierta e igualitaria, que además fue impuesto por el Gobierno de Isabel II, dejando a un lado el plan ganado a  concurso del Ayuntamiento de Barcelona por Antonio Rovira y Trías.

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/8/89/PlaCerda1859b.jpg/450px-PlaCerda1859b.jpg

Plano original del proyecto de Ildefonso Cerdá.

En Cádiz se construye el Faro de Trafalgar de Barbate, con los restos de una atalaya o torre de vigilancia de procedencia árabe.

Faro Trafalgar.jpg

Faro de Trafalgar en Barbate (Cádiz).

En Córdoba, padeciéndose un brote de cólera, se hace una realineación de la calle Blanco Belmonte y se declara el Hospital de San Bartolomé en estado de ruina. Una crecida del río derriba el Murallón de San Julián y muere un pastor.

https://3.bp.blogspot.com/-8ixHSEOFuQw/V6YvNdoHnsI/AAAAAAAAOgo/dai05PKApc0nDsVv_-dV4TnhZt0BA6CYACLcB/s400/5%2BHospital%2Bde%2BSan%2BBartolome.JPG

Foto del Hospital de San Bartolomé en ruinas. http://notascordobesas.blogspot.com/2016/08/el-hospital-de-san-bartolome-de-las.html

En Almería Antonio Abellán Peñuela compra a la Duquesa de Montalbo cuarenta y siete cortijos, tres molinos harineros, tres almazaras, los pagos de Almizaraques, Almanzora y Badil y una casa señorial, el palacio de Almanzora.

Resultado de imagen de palacio de Almanzora almeria

Palacio de Almanzora (Almería)

Por lo que respecta a la prensa el 2 de enero se presenta el primer ejemplar de El Pensamiento Español y el 6 de febrero, el del Eco de Tetuán, con un solo número, y El Noticiero de Tetuán, de agosto de 1860 a mayo de 1861. El 20 de diciembre "El Contemporáneo" publica las Cartas literarias a una mujer, siendo la Carta I, de Gustavo Adolfo Bécquer (Rimas). El 1 de diciembre de 1860, Charles Dickens publica en forma seriada su novela Grandes esperanzas.

Varias fuentes históricas coinciden en que 'El Eco de Tetuán' fue la primera publicación en español que se imprimió y vendió en el norte de Marruecos. (Foto: DR.)

El Eco de Tetuán.

En Arquitectura se construye con penitenciados el azud de Navarejos, embalse situado en el cauce del río Lozoya, entre las provincias de Madrid y de Guadalajara. Se inauguró en 1860 para derivar agua desde el río Lozoya por la prolongación del canal primitivo de abastecimiento de agua a Madrid, que se construyó simultáneamente con el azud, posteriormente integrado en el canal de La Parra, para su uso por el Canal de Isabel II[16].

Azud de Navarejos ubicada en Comunidad de Madrid

Situación del azud de Navarejos

También en obra marítima se levanta el faro del Cabo Tortosa situado en el cabo de Tortosa, en la localidad de Sant Jaume d'Enveja (Tarragona). Empezó a funcionar sobre una torre provisional en 1860, pero fue sustituida en 1864.

https://2.bp.blogspot.com/-Jcm_YWwqUvA/WIxjeC25R7I/AAAAAAAAES0/UuCy_i_9ukMTTKKlUwqb0OP4DsijjcJtwCLcB/s640/923B.Cabo%2BTortosa.jpg

Faro del Cabo Tortosa

Siguen realizándose obras lúdicas y festivas, así se levanta la plaza de toros de Ateca (Zaragoza) de planta octogonal.

En cuanto a la arquitectura de teatros se realizan los teatros de los Campos Elíseos (Barcelona) y el Teatro Municipal Diéguez.

En el mundo arqueológico se encontró una pieza romana durante una excavación financiada por el Marqués de Salamanca en Paestum, la estatua sedente de Livia Drusila (siglo I), actualmente albergada y expuesta en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Livia Drusila - Paestum (M.A.N. Madrid) 01.jpg

Estatua sedente de Livia Drusila (siglo I)

Antonio Gisbert Pérez (Alcoy, 1834 – París, 27 de noviembre de 1901) recibe la primera medalla de Bellas Artes por su obra Los comuneros en el cadalso.

Resultado de imagen de Los comuneros en el cadalso.

Los comuneros Padilla, Bravo y Maldonado en el patíbulo. Antonio Gisbert Pérez. 1860.

En el Boletín Oficial de la Provincia de Guadalajara se publican las plazas de Maestros y Maestras por concurso, conforme a la Real Orden de 1858, inserta en la Gaceta del día 14 donde han de proveerse por concurso en los Maestros y Maestras comprendidos en el artículo 185 de la ley de instrucción pública (ley Moyano), las escuelas siguientes: y aparece en las escuelas de niños de la provincia de Toledo, Herreruela con un salario de 2.250 reales[17].

En cuestiones morales y religiosas Sanz del Río publica su obra Ideal de la Humanidad para la vida (1860) donde plantea una moral natural y racionalista desvinculada de la moral católica y Giner de los Ríos, su discípulo, defendió también la idea de una religión natural, que sería el resultado de aplicar al cristianismo los criterios de la ciencia racionalista, que posteriormente se admitió en la Institución Libre de Enseñanza[18]. En el Congreso de los Diputados los representantes parlamentarios del neocatolicismo (Gabino Tejado, Navarro· Villoslada, Nocedal, Clarós, Aparici y Guijarro...) apostaban por su ideología liberal[19]. Los dominicos fundan un nuevo colegio en Coria; la población eclesiástica de curas de alma ascendía a 42.765 y según el anuario de 1859 y 1860, 38.563; se produce una matanza religiosa en Damasco donde morirán eclesiásticos españoles.[20]

Entre los nacimientos más importantes: el 24 de junio, en el Palacio Real de Madrid, María de las Mercedes, Reina de España (1860-1878), el 28 de marzo, José Moreno Carbonero, pintor español (f. 1942), el 28 de mayo nace el compositor y pianista Isaac Albéniz en Camprodón (Gerona), el 17 de mayo, Tomás García Sampedro, pintor artístico español (f. 1937), el 26 de agosto, Luis Siret, arqueólogo español (f. 1934), el 18 de septiembre de 1860, Adolfo González Posada, jurista, sociólogo y escritor español (f. 1944) y mismo día, Rafael Berenguer Castillo, escultor valenciano (f. 1890), el 10 de octubre de 1860, Joan Maragall, poeta español (f. 1911), el 22 de noviembre de 1860, Cecilio Pla, pintor español (f. 1934), el 27 de noviembre de 1860, Facundo Perezagua, político y sindicalista español (f. 1935)[21].

María de las Mercedes de Orleans (1860-1878).jpg

Retrato de María Mercedes de Orleans. Wikipedia.

En el obituario destacaremos que el 21 de agosto de 1860 fallece José MacCrohon y Blake, político y militar español (n. 1803).

José MacCrohon y Blake, hacia 1860. Wikipedia.

Miguel de Avellana, regente de la casa de enseñanza de la calle Carlos III de Madrid, cercana a la plaza de Oriente, publica la colección de mapas Temáticos de España, a escala 1:2.125.000.

 

Santiago Ramón y Cajal (Petilla de Aragón, el 1 de mayo de 1852) con apenas ocho años de edad contempló un eclipse total de Sol, junto a su padre. 

El cómputo total de habitantes de España, según el censo de 1860 será de 15.673.536.

 

 

Administración.

El 7 de marzo de 1859 el periódico La Época publicaba que en los trabajos previos al censo de 1860 iba a intervenir   Francisco de Luxán y Miguel-Romero (Madrid, 1798 - Madrid, 1867) destacado político, académico, científico e ingeniero de minas español.

Vallejo-Retrato de Francisco de Luján.jpg

Francisco de Luján, litografía de José Vallejo y Galeazo. Wikipedia.

La comisión general de estadística trabaja activamente para que el censo de 1860 sea lo más completo posible, corrigiendo y aumentando el dado a luz recientemente relativo al año 1858. Entre las noticias curiosas e interesantes que contendrá el nuevo trabajo, figurará, según parece, una memoria geológica de la península, redactada por el Señor Don Francisco Luján, que, como es sabido, ha hecho profundos estudios en este ramo de las ciencias naturales[22].

El 5 de noviembre de 1859, el Ministerio de la Gobernación comienza obliga a los municipios a amojonar los límites municipales, destacando las provincias de Madrid, Islas Baleares y Gerona.

Excelentísimo Señor:

Estando prescrito en el art. 11 del Real decreto de 20 de Agosto último sobre la medición del territorio, el que por ese Ministerio se disponga lo conveniente al señalamiento de las terminaciones municipales, por medio de hitos, postes y mojones perceptibles, con el fin de que los planos parcelarios puedan formarse con desembarazo y prontitud, la Comisión de Estadística general del Reino ha acordado el que se recomiende la urgencia de este servicio, y de que se proceda desde, luego al amojonamiento de los distritos municipales de las provincias de Madrid, Gerona e Islas Baleares, por las cuales han de principiar aquellos trabajos.

De Real orden lo participo á V. E para su conocimiento y a fin de que se sirva dar a los Gobernadores de las indicadas provincias las órdenes más terminantes al efecto.

Dios guarde á V. E. muchos años.

Madrid 5 de Noviembre de 1859.=

Leopoldo O'Donnell.

Sr. Ministro de la Gobernación[23].

El 12 de agosto de 1860 en la Gaceta de Madrid la Comisión de Estadística general del Reino dictamina que al estar finalizados en la mayor parte de las provincias los trabajos de revisión del nuevo Nomenclátor de los pueblos, cree esta Comisión llegado el momento de preparar el recuento de la población en Europa, como ya se está verificando en América, Oceanía y África.

Comisión de Estadística general del Reino.

Sección 4.ª— Negociado 1.°

Terminados en la mayor parte de las provincias los trabajos de revisión del Nomenclátor de los pueblos, y próximos a recibir la última mano en otras, cree esta Comisión llegado el momento de preparar el recuento de la población en Europa, como ya se está verificando en América, Oceanía y África.

El Real decreto de 30 de Setiembre de 1858 dispone que en el presente año se repita el empadronamiento general de habitantes como rectificación y complemento del censo de 1857, y la Comisión central propende a que esta grande operación se verifique en el último tercio del mes de Diciembre. Tiene formado su plan y dispuestas sus medidas para llegar a un resultado digno de la importancia de la nación española, y digno sobre todo de la verdad.

Los trabajos hechos para el Nomenclátor han de servirnos de mucho para el censo, porque, conocidas las viviendas, no será fácil que seamos engañados respecto del número de personas que deban ocuparlas.

Y no es que ignore la Comisión central que en 1857 hubo ocultaciones, de donde resultaron desigualdades e injusticias, porque en algunos casos ciertas cargas gravaron a quien dijo la verdad, quedando aliviado quien hizo prevalecer la mentira razón de delicadeza y compromiso de honor para cuantos en el asunto entendemos, que nos estimula a no levantar mano hasta desenmascarar a los ocultadores y exponerlos a la censura pública en desagravio de la moral y del derecho. Ni es un secreto el que en los meses pasados han mediado tratos y confabulaciones entre los influyentes de algunas localidades para urdir y amañar el modo de disminuir el número de habitantes respectivos, burlando a la Autoridad y dificultando la investigación.

Estamos en Madrid al corriente de lo que pasa. Se concibe el empeño de ocultar cada individuo su riqueza en países donde está expuesto a ser saqueado porque quien le manda, así como el de aminorar el número colectivo en donde se tributa por capitación o se distribuye a bulto el sorteo para el servicio militar; pero en España, gracias a Dios, no existen semejantes motivos. Antiguas prevención es, residuos de una desconfianza tradicional, recelos heredados, poquedad de ánimo y falta, de espíritu público dejan todavía percibir algo de retraimiento, que el tiempo disipará conforme prevalezca en el hombre y en el ciudadano la idea de su derecho con el sentimiento de su dignidad, y la conciencia de su fuerza según la ley. El único interés que puede hoy mover a un pueblo a rebajarse es, como arriba se dijo, el de pagar menos de lo justo para las atenciones generales y para algunas locales de preferente utilidad: interés mezquino, innoble, bochornoso. Muchas poblaciones declararon antaño con lealtad el número de sus habitante», sabiendo que iban a subir de categoría y a subir recargos; y á vista dé esos patrióticos ejemplos, ¿qué calificación merecen los que maniobran para eludir la ley, para no cumplir lo que otros cumplen, para encenagarse en el engaño, para degradarse a sus propios ojos? Más no conseguirán sus intentos. La Comisión central cuenta con la ilustrada Autoridad de Vuestra Señoría, con el pundonoroso celo de la Comisión provincial, con la eficacia y delicadeza de los Inspectores, y también cuenta con su propio esfuerzo y con su decisión a no dar por terminadas las operaciones censales hasta que, acumulando todos los medios de que dispone, esté plenamente satisfecha de haberse aproximado a la verdad todo lo que cabe en estas materias. No importa que la publicación se haga unos meses antes o después: en un documento que ha de causar Estado, lo esencial es que merezca é inspire confianza. En este concepto, ha acordado la Comisión central que se dé principio a los preparativos para el recuento de la población, y lo primero que necesitamos saber es el número de cédulas de inscripción vecinal por pueblos a razón de una por cada vecino , familia o establecimiento.

Al efecto es indispensable:

1.° Que Vuestra Señoría se sirva pedir a los Alcaldes la declaración del número de cédulas en junto que serán necesarias en la población respectiva.

2.° Que este pedido quede hecho en lo que resta del presente mes de Agosto.

3.° Que para el 20 de Setiembre estén reunidas en la Sección de Estadística de la capital las comunicaciones de los Alcaldes, contestando y señalando el número de cédulas.

4.° Que al hacer el pedido se manifieste por Vuestra Señoría a los Alcaldes la firme resolución de no admitir demora ni disculpa, la de no consentir menor número de cédulas que en 1857 sino en casos excepcionales, y la de depurar de todos modos la verdad por medio de repetidas visitas de los señores Inspectores de Estadística, con imposición de penas por la autoridad de Vuestra Señoría a los ocultadores.

5.° Que la Sección de Estadística forme un estado de las cédulas designadas por los pueblos, y de cuenta a la Comisión provincial para que esta forme concepto del grado de fe que le merezca cada una de las designaciones.

6.° Que el 30 de Setiembre se sirva Vuestra Señoría remitirme el estado de cédulas por pueblos con la opinión mimada por la Comisión provincial.

Esto es cuanto por ahora hace falta: la Sección de Estadística, a quien toca proponer a Vuestra Señoría y formular los pedidos y practicar las gestiones que quedan meneadas, acreditará (y se le tendrá muy en cuenta) el grado de celo, de inteligencia y de actividad con que maneja los negocios del ramo en la solemne ocasión que de perentoriedad se le presenta.

Dios guarde a Vuestra Señoría muchos años.

Madrid 10 de Agosto de 1860.

El Vicepresidente, Alejandro Olivan.

Señor Gobernador de la provincia de.....[24]

El 14 de agosto de 1859 desde el Gobierno se envían una circular a los Gobernadores de provincia Circular dictando medidas para la confección del Nomenclátor para la colocación de los pueblos, viviendas y edificios, y la forma de escribir sus nombres cuando sean compuestos.

Las operaciones para la formación del nuevo Nomenclátor tocan ya a su término en esa provincia, después de ocho meses de no interrumpidas tareas. Durante este período, la Comisión central de Estadística no ha omitido medio alguno de cuantos han estado a su alcance, para hacer comprender hasta en sus más triviales pormenores la Real Instrucción de 8 de Enero y circulares aclaratorias posteriores; y Vuestra Señoría sabe bien que siempre la ha encontrado pronta y favorablemente dispuesta para responder a las dudas que ha creído oportuno consultarle. Pero a pesar de esto y de la celosa cooperación que ha encontrado en esa Comisión provincial y Sección de Estadística, cree que todavía puede intentarse una prueba que asegure y garantice el crédito de una obra tan importante; en la inteligencia de que por muchos que sean los trámites por que pase y las depuraciones a que se sujete, no dejarán de deslizarse algunos defectos, siempre disculpables atendida su natural complicación y la variedad de sus detalles.

 

Bajo este supuesto, luego que se termine la impresión del Nomenclátor, dispondrá Vuestra Señoría que se exponga al público por los Ayuntamientos (durante quince días) encargando a éstos que sigan las observaciones dirigidas a depurar los datos contenidos en el mismo ; de todo lo cual deberán darle cuenta circunstanciada al devolver aquel documento.

 

Con igual objeto hará Vuestra Señoría un llamamiento al patriotismo de las personas competentes é ilustradas, y oirá en particular a los Muy Reverendos Diocesanos, Arciprestes, Diputaciones, Consejos provinciales y Jueces de primera instancia, en cuyas Secretarias y dependencias existen apreciables antecedentes para fijar la naturaleza de las poblaciones y los verdaderos nombres de las mismas.

 

Más para que los particulares y funcionarios puedan informar atinadamente sobre lo que se desea, créese oportuno determinar aquí los puntos cardinales del Nomenclátor, tales como se comprenden, a fin de poder utilizar las observaciones de aquellas.

 

Quiérese en primer lugar, que los nombres de las poblaciones, viviendas y sitios aparezcan escritos como los escriben los naturales del país, para que se conozca la genuina y natural pronunciación de los mismos, si bien los artículos, que según el uso, preceden a los nombres, deben posponérseles entre paréntesis, por convenir así al orden alfabético, tan indispensable en esta clase de trabajos, a menos que no formen parte integrante de ellos, en cuyo caso se antepondrán, uniendo unos y otros en un solo vocablo. Cuando las viviendas y sitios rurales no sean conocidos por un nombre propio específico, se designarán con el genérico respectivo seguido de un apelativo, o bien del nombre personal del dueño, arrendatario o inquilino. La inscripción de los sitios y viviendas debe hacerse solo individualmente, cuando no forman grupos, o no están comprendidos en los cascos de las poblaciones.

 

Adviértase, respecto a la acentuación, que son innecesarios los acentos en los nombres de pronunciación aguda terminados en consonante, al paso que son indispensables en los análogos que terminan en vocal o en s, y en los esdrújulos; y muy convenientes sobre la penúltima silaba de los graves acabados en consonante y de los semiesdrújulos acabados en diptongo.

 

Debe cuidarse en segundo lugar, de que los calificativos especiales o de carácter provincial se expliquen por otros equivalentes castellanos más propios y universalmente conocidos.

 

En tercer lugar, debe cuidarse de la exactitud en clasificar los edificios y hogares por lo que respecta a su habitación: advirtiéndose a este propósito, que unos se consideran inhabitados por su naturaleza, como las ermitas, santuarios, palomares, pajares, cuevas para guardar vino, &c. que se hallan aislados o constituidos con independencia de las viviendas; y otros por accidente, como son todos aquellos que estando destinados para ser habitados constantemente, se hallaban sin morador o inquilino al recoger los datos. Pero aquellos que solo se ocupan en ciertas épocas o estaciones, deben clasificarse como habitados temporalmente, aun cuando no lo estuviesen al recoger los datos.

 

Finalmente, para clasificar los edificios según su naturaleza o construcción debe tenerse en cuenta que constituyen piso en los mismos, los graneros, cámaras, desvanes y sitios semejantes destinados a guardar frutos, productos de industria, aperos o utensilios, aun cuando no se habiten, con tal que ocupen la parte principal o más extensa de dichos edificios. De aquí se infiere, que no deben computarse como pisos las cuevas o sótanos que están bajo el nivel común de la calle o del campo, ni las atalayas, miradores, terrados y torreones que suelen coronar ciertos edificios o elevarse sobre una parte de los mismos.

 

Luego que hayan transcurrido los quince días señalados para la inspección pública del Nomenclátor, y se encuentren en la Sección reunidas y ordenadas cuantas observaciones se hubiesen hecho acerca del mismo, las examinará la Comisión provincial de Estadística, en una o más sesiones extraordinarias, oyendo verbalmente a los Diputados, Consejeros y demás personas competentes que se encuentren en la capital, dirigiéndoles al efecto las invitaciones oportunas[25].

 

Acordadas definitivamente las rectificaciones y enmiendas que han de hacerse en el Nomenclátor, se ordenarán y publicarán en uno o más pliegos dispuestos en idéntica forma que los de aquel, uniéndolas al mismo como parte integrante suya; siendo llegado entonces el caso de cumplir con lo prescrito en el artículo 47 de la Instrucción.

 

Prevengo á V. S. por último, que debe acompañar esta comunicación impresa a los ejemplares del Nomenclátor que han de exponerse al público y circularse entre los particulares y funcionarios, para que las observaciones que hagan relativas al mismo, las ajusten a las bases indicadas; pudiendo V. S. hacer por separado las advertencias que crea oportunas, a fin de asegurar más y más el resultado de cuanto se desea, en interés de un servicio público de tan trascendental importancia.

 

Dios guarde á V. S. muchos años.

 

Madrid 14 de Agosto de 1859.=

 

E1 Vicepresidente, Alejandro Ollivan.

 

Sr. Gobernador de la provincia de …

 

 

El 27 de diciembre se publica una Real orden en la Gaceta de Madrid, comunicada al Ministerio de Estado, con prevenciones e instrucciones para el empadronamiento de los españoles domiciliados o residentes en el extranjero con el objetivo de completar el Censo general de la población de España. El censo tiene la obligación de conocer la población de derecho, que no solamente engloba a los residentes nacionales sino a los extranjeros, tropas y marineros con acciones fuera de España.

Excelentísimo Señor:

Conocido ya por el Censo de población formado en 1857, el número de habitantes que existe en la Península e Islas adyacentes, interesa también averiguar el de los españoles que tienen su residencia permanente o accidental en el extranjero.

La Comisión de Estadística general del Reino, que presido, comprendiendo toda la importancia de estas noticias, ha tratado de estudiar el sistema que debe seguirse en la formación de aquella estadística para que los datos que se recojan sean fidedignos y uniformes. A este fin ha consultado las disposiciones que rigen sobre la materia, las cuales considera resumidas en las instrucciones comunicadas a los Cónsules y Vicecónsules por circulares de 24 de Diciembre de 1849 y 1 de Marzo de 1854.

En ellas se previno que estos agentes llevasen los oportunos registros de españoles matriculados y presentados, con expresión de su edad, estado civil, profesión y procedencia. Solo falta que se cumplan estrictamente aquellas prescripciones, y a fin de conseguirlo se ha dignado mandar S. M. me dirija a V. E. para que se sirva excitar el celo de los mismos funcionarios respecto del trabajo de que se trata, recomendándoles también:

1.º Que lleven los registros de inscripción con toda exactitud y puntualidad.

2.º Que remitan a ese Ministerio en los primeros días de Enero de cada año copias exactas de los registros, tal cual hoy lo ejecuten algunos de ellos.

3.º Que los hechos a que se refieran las copias se contraigan precisamente a los ocurridos dentro de cada año desde 1 de Enero a 31 de Diciembre.

Finalmente, es la voluntad de S. M. que una vez reunidos estos antecedentes en el Ministerio del digno cargo de V. E. se sirva disponer se formen resúmenes generales con arreglo a los modelos adjuntos; más si la acumulación de trabajos en esa Secretaría no lo permitiese, puede V. E. remitir los estados parciales a la Comisión de Estadística general del Reino, donde se formarán los resúmenes, para insertarlos en su día en el cuadro general de la población de España.

De Real orden lo digo a V. E. para su conocimiento y fines consiguientes.

Dios guarde á V. E. muchos años.              

Madrid 27 de Diciembre de 1859. 

Leopoldo O´Donnell, Sr. Ministro de Estado[26].

 

 

 

El 31 de diciembre de 1859 se dan más instrucciones a los Gobernadores remitiéndoles los modelos de los Estados con sus explicaciones pertinentes para su formulación.

La obra del nuevo Nomenclátor, grave e importante de suyo, camina felizmente a su término en esa provincia, aun cuando no con la celeridad que su falta hace desear; pero se espera que ese mismo retraso contribuirá a que el trabajo se dé a luz lo más perfecto y acabado posible. Mientras que esto sucede, puede sacarse de los datos recogidos un avance con objeto de darle cabida en el Anuario de 1860, que debe publicarse dentro de poco. Por este medio se calmará en parte la natural impaciencia del público ilustrado, se subvendrá a las necesidades de la Administración, y se dará una prueba elocuente del celo e interés con que se consagran a los penosos trabajos estadísticos las personas y funcionarios a quienes está encomendado este servicio.

En tal concepto, la Comisión central ha acordado reclamar de V. S. los datos que se indican en los cinco cuadros adjuntos.

En el 1.° deben aparecer todos los grupos o entidades topográficas, desde la ciudad, primera por lo regular en orden é importancia , hasta el grupo de dos o más casas, o sea el caserío que es la última.

En el 2.° se presentarán descompuestas las entidades de que queda hecho mérito en el párrafo anterior , y además todas las restantes aisladas que cubren el territorio de la provincia, sea cualquiera su naturaleza, carácter y aplicación.

En el 3.° deben aparecer todas las casas o sean los edificios habitados o habitables, con la distinción de los que se hallan en poblado y en despoblado.

En el 4.° se pondrán, además de las casas, los albergues destinados igualmente a servir de morada , distinguiendo los que están constante y temporalmente habitados así en poblado como en despoblado.

En el 5.°, finalmente , figurarán los edificios y sitios inhabitados, distinguiendo en primer término los sagrados de los profanos, y en segundo, los que están inhabitados por su naturaleza de los que solo lo estaban por accidente o por falta de morador al tiempo de recogerse los datos.

Con las aclaraciones anteriores, la distribución de los cuadros y las notas explicativas que van al pie de los mismos, es de creer que no será difícil a esa Sección de estadística dar cumplimiento a este trabajo con la perfección y prontitud debidas.

Para llenar los cuatro primeros cuadros solo tiene que consultar los antecedentes reunidos, y sin duda alguna ordenados ya en la forma que han de imprimirse; pero para llenar el quinto se hace preciso interrogar a los Ayuntamientos, puesto que aun cuando en los datos suministrados por ellos constan los edificios y hogares (sitios mejor dicho) inhabitados, no han hecho distinción de sagrados y profanos, y no se especifican tampoco entre estos últimos los inhabitados por su naturaleza a diferencia de los que lo estaban por accidente.

Así pues, se pedirán desde luego a los Ayuntamientos las explicaciones necesarias para llenar cumplidamente el cuadro 5.°, ya sea por medio de un interrogatorio, o bien remitiéndoles copia del mismo, con las advertencias oportunas, para que descompongan dentro de sus casillas el número total de edificios y hogares inhabitados que han presentado en sus respectivas hojas de inscripción, y mientras contestan, irá la Sección ocupándose en preparar los otros cuatro, a fin de que puedan remitirse los cinco a esta Comisión en la segunda quincena de Febrero lo más tarde.

A pesar de que este trabajo tiene el carácter de un avance, como se ha dicho al principio, no por eso debe prescindir la Sección de presentarlo todo lo exacto que sea posible en su conjunto y detalles; sin perder de vista la armonía que debe re saltar en ciertas partes que tienen entre sí comprobación recíproca. Para hacerle menos pesada esta tarea, se acompañan ejemplares dobles de cada cuadro, con objeto de que sirvan para formar los borradores y los otros para los cuadros en limpio que han de remitirse a esta Comisión central.

Finalmente, todos los cinco cuadros, después de hacerse en ellos las últimas rectificaciones y subsanarse los errores que hayan podido deslizarse al anticiparlos para el Anuario, deben formar parte del Nomenclátor impreso de esa provincia, dándoles colocación entre el resumen y el Índice alfabético.

Se espera que avise V. S. el recibo de esta circular y cuadros a ella adjuntos, pudiendo manifestar al propio tiempo y sin demora cualquier duda que le ocurriere sobre su ejecución.

Dios guarde á V. S. muchos años.

Madrid 31 de Diciembre de 1859.

El Vicepresidente Alejandro Olivan.

Gobernador de la provincia de…[27]

A continuación se presentan los Estados publicados en la Gaceta de Madrid:

 

 

 

El 13 de Enero de 1860 se emite una Real orden dirigida los Agentes consulares mandando que se remitan a principios de cada año copia de los registros de españoles matriculados en cada agencia, y una noticia de los emigrados por causas políticas.

El 30 de enero de 1860 se envía una Circular a los Gobernadores, remitiéndoles nuevos estados para formar un avance del Nomenclátor.

Excelentísimo Señor.:

A consecuencia de varias consultas sobre el cumplimiento de lo Nomenclátor dispuesto en la circular de 31 de Diciembre último, relativa a un avance de los datos del nuevo Nomenclátor con destino al Anuario, y comprendiendo que realmente existen algunas dificultades para dar por terminado ese trabajo dentro del plazo prefijado al efecto, se ha acordado reformar los cuadros primitivos que entonces se acompañaron, a fin de simplificar y facilitar este servicio.

El cuadro primero queda tal como estaba, debiendo advertir únicamente respecto a él, que en la sexta casilla han de comprenderse, además de los grupos mencionados en la nota correspondiente, los barrios y arrabales, siempre que no sean continuación del casco de las poblaciones. Y no son ni se consideran tal continuación, cuando aparecen inscritos individual y separadamente en el Nomenclátor.

El segundo tampoco varía en cuanto al encasillado, pero si por lo que hace a los elementos que han de entrar en su composición. No han de comprenderse ya en él las poblaciones y caseríos del primero descompuestos como se preveía por la circular anterior, sino únicamente aquellas casas, albergues y sitios que se encuentran aislados é individualizados en las inscripciones del Nomenclátor. De modo que el segundo cuadro es ahora complemento del primero, y ambos abrazan toda la escala.

El tercero apenas ha sufrido alteración esencial en su conjunto, limitándose la que se echará de ver a la sustitución de la palabra casas por la de edificios, por ser esta más exacta en armonía con lo que resulta del Nomenclátor. Se le ha añadido además otra casilla final, destinada a reproducir sus cifras contenidas en la 13.º del Nomenclátor (la 14.º por lo que respecta a las provincias de Galicia y Asturias), de modo que la una debe ser comprobante de la otra.

El cuarto, finalmente, resume en su primera parte el que llevaba igual número en la circular anterior; pero reuniendo las respectivas casillas del Nomenclátor, de edificios y albergues habitados, en las actuales de edificios y hogares habitados. En la segunda parte del cuadro viene lo que en los cuadros anteriores llevaba el número o, simplificado también y descompuesto como indica su encasillado.

Resulta de todo, que los tres cuadros primeros y la primera parte del cuarto, o sea la que se refiere a los edificios y hogares habitados, pueden llenarse desde luego sin dificultad alguna con los datos que arroja el Nomenclátor, a consecuencia de la perfecta relación que se ha establecido entre unos y otros, basta el punto de que la mayor parte de ellos tienen entre si una comprobación recíproca a la simple vista. La segunda parte del cuadro, aunque simplificada, como antes se ha dicho, es la que no puede llenarse sin consultar a los Ayuntamientos, según se previno en la primera circular.

Ahora bien, urgiendo cada día más el obtener los datos indicados, para su inserción en el Anuario, se espera que esa Sección de Estadística haga un esfuerzo supremo para facilitar dentro del plazo prefijado anteriormente los que han de comprenderse en los tres primeros cuadros y en la primera parte del cuarto, por lo menos; dejando para después el llenar la segunda parte de éste, que si no llega a tiempo para el avance, quedará con todos los demás por apéndice al Nomenclátor.

Adviértase á este propósito, que al formar con los cuadros ese apéndice pueden conservarse las notas que van al pie de los mismos, en su parte explicativa, poniendo en presente las oraciones de imperativo, por el carácter que antes de la formación de los cuadros tienen de preceptivas.

Se acompañan ejemplares dobles de los tres cuadros reformados, debiendo inutilizarse de los anteriormente remitidos, todos, excepto los del primero.

Se recomienda el pronto y exacto cumplimiento de lo prevenido en la presente circular, de cuyo recibo se espera el oportuno aviso, encargando se atienda también á lo prescrito por la de 31 de Diciembre último en todo lo que no se oponga a lo que hoy se encarga.

Dios guarde á V. S. muchos años.

Madrid 30 de Enero de 1860.

E1 Vicepresidente, Alejandro 0livan.

Sr. Gobernador de la provincia de…[28]

Presentamos las modificaciones a los Estados anteriores publicados en la gaceta de Madrid:

 

 

El 24 de febrero de 1860 se emite una Real orden acompañando las reglas que han de seguirse al efectuar la rotulación de calles y numeración de casas.

MINISTERIO DE LA GOBERNACION.

Administración.— Negociado 5.°

S. M, la Reina (Q. D. G.); en vista de lo manifestado por la Junta superior de estadística, y oída Ja consultiva de policía urbana y edificios públicos, se ha servido conceder su Real aprobación a las adjuntas reglas para efectuar la rotulación de calles y numeración de casas, las que procurara Y. b. tengan inmediato y puntual cumplimiento en las poblaciones que componen la provincia de su cargo. De Real orden lo digo á Y. S. para los efectos correspondientes. Dios guarde a V. S. muchos años.

Madrid 24 de Febrero de 1860.

Sr. Gobernador de la provincia de...... Reglas para efectuar la rotulación de calles y numeración de casas, aprobadas por Real orden de 24 de Febrero de 1860.

Reglas para efectuar la rotulación de calles y numeración de casas, aprobadas por Real orden de 24 de Febrero de 1860.

1.º Se abrirá en todas las Secretarías de Ayuntamiento un registro donde se expresará el estado en que se hallaren, tanto la rotulación de calles, como la numeración de las casas, edificios y viviendas. En el mismo se irán anotando las variaciones que sucesivamente ocurrieren en una y otra, y se indicarán las demás circunstancias contenidas en los modelos números 4.°, 2.° y 3.° que se acompañan.

2.º De la rotulación de calles, numeración de casas, edificios y viviendas, y de la anotación de las variaciones sucesivas, cuidará el Alcalde o el Regidor que el mismo bajo su responsabilidad delegare al efecto, quien además de anotar en el registro de la Secretaría del Ayuntamiento todas las variaciones de una y otra clase, dará conocimiento de ellas á Ja Contaduría de Hipotecas respectiva para que pueda tenerse presente en un caso más o menos remoto y nunca como obligatorio para su asiento en los registros.

3.º La división de cuarteles rurales comprendida entre las cuatro líneas dirigidas a los puntos cardinales de Levante, Poniente, Norte y Mediodía, de que habla la Real orden de 34 de Diciembre de 4 858, no se entenderá geométricamente rigurosa e inflexible, sino que se acomodará en muchos casos, á indicaciones naturales o accidentes del terreno que a ello se preste sin grande discrepancia , cómo en la dirección de los ríos, arroyos, acequias, cordilleras, o bien a accidentes artificiales, como caminos, paseos, lados de grandes cercas &c.

4.º Para los efectos administrativos, las travesías, callejones, arcos, pasadizos, cavas, carreras, cuestas, costanillas, subidas, bajadas &., estarán comprendidas en la categoría de calles, cuya denominación, con las de plazas, plazuelas y paseos convenientemente ¿clasificadas formarán todas las vías de las poblaciones. La clasificación de paseo deberá limitarse a los parajes o términos de población donde exista solo una acera de casas, sin probabilidad de que se construya otra fronteriza por haber rio, muralla u otro impedimento análogo.

5.º Para los efectos administrativos, la numeración de los edificios se distinguirá en número de casas o fachadas principales y números de fachadas secundarias. En todas las poblaciones del reino las casas ó edificios serán señalados por el número puesto sobre la puerta principal. Las casas que tengan fachadas ó costados á otras calles llevarán también en ellas el número que en el orden sucesivo de la respectiva calle les corresponda, pero con la modificación indicada en la regla 7.a 6.a Los números de las casas o fachadas principales se colocarán en el orden de pares e impares a derecha e izquierda, a empezar del punto de partida que en cada población se hubiese adoptado, según se dirá más adelante.

7.º Cuando tenga un edificio vistas a dos o más calles, la fachada de la puerta principal llevará el número característico, sin perjuicio de que en los costados o la espalda se ponga también el número correlativo que le tocaré por la calle de la fachada respectiva, par o impar, siguiendo el orden regular, pero añadiéndole la palabra accesorio.

8.º Cuando en un solar numerado se levantasen dos o más casas, o cuando de la demolición de una casa surgiesen dos o más, se conservará el antiguo número con la especificación de duplicado, triplicado &., continuando así hasta que se verifique la numeración general, y anotándose en los registros la innovación ocurrida. Por la inversa cuando de dos o más solares o de la demolición de dos o más casas resultase la edificación de una casa sola, se la pondrán a esta los antiguos números, unos a continuación de otros.

9.º En general, las huertas, jardines o corrales adyacentes a las casas y dependientes de ellas no se numerarán. Mas sino estuviesen adyacentes, llevarán el número que les corresponda en la calle, como viviendas si las contuviesen, y en otro caso como solares.

10.º Al conceder los permisos para edificar, los Alcaldes impondrán a los propietarios la obligación de colocar los números de las casas en la forma que se hubiere establecido en la población.

11.º Los límites de las calles estarán bien determinados. Se procurará que una calle tenga un solo nombre, a menos que llegue a variar de dirección en ángulo recto, o que esté atravesada por un rio, o cortada por una calle más ancha o por una plaza, en cuyos casos, los tramos serán calles distintas.

12.º Para la determinación de estos límites se colocarán las leyendas o nombres de las calles de entrada y salida a la izquierda del transeúnte y en el sentido en que han de leerse. Además de los rótulos o lápidas que se fijen en las entradas de ambos lados de cada calle, se colocarán otras en la forma señalada en los tres modelos que se acompañan, correspondientes a los tres casos que pueden ocurrir de calles cruzadas, calles con entrada o salida a otra, y calles que se comunican con plazas. Se escribirá asimismo el nombre de las calles en los faroles del alumbrado, observándose para esto el sistema anteriormente propuesto para la colocación de las lápidas.

13.º En las plazas no habrá más que una numeración seguida o correlativa.

14.º No se permitirá que en un mismo distrito municipal haya dos o más calles con un mismo nombre.

15.º En las puertas, portillos, avenidas o calles que dan entrada a las poblaciones se colocarán lápidas a la izquierda del que entra, en la que se escribirá el nombre de ellas, designando si es capital de provincia el nombre de la misma ; si es cabeza de partido el nombre de la provincia, y si es población menor, el nombre del partido y de la provincia.

16.º Todos los edificios de uso y utilidad pública, ya sean oficiales o ya carezcan de este carácter especial, tales como casas de beneficencia, cárceles, escuelas de instrucción pública, academias, fundaciones particulares de caridad o corrección, casas dé Ayuntamiento, Gobiernos políticos de provincia, palacios arzobispales o episcopales, monumentos arquitectónicos o históricos, fuentes públicas, puentes &., llevarán su correspondiente inscripción, expresándose en ella el nombre o destino del edificio o monumento.

17.º Se procurará que en las capitales y poblaciones donde se conserve todavía el uso de algunos dialectos, se reduzcan todos los nombres de las calles á lengua castellana.

18.º En las poblaciones que contengan menos de 450 edificios no será obligatoria la colocación de los números impares y pares por acera, según la disposición general de la regla 6.a, sino que la numeración se llevará seguida por el mejor orden posible. Lo mismo se hará en barrios extramuros de corta importancia, y sin calles regulares.

En los cuarteles rurales y en los despoblados, la numeración se llevará en redondo, de Levante á Norte, Poniente y Sur, hasta rematar de vuelta en la línea de Levante.

19.º La numeración seguirá la dirección de la calle mayor, o principal, o de la carretera , o del rio , arroyo o acequia que pasare por el pueblo o por sus inmediaciones, creciendo los números con el descenso y corriente del rio o arroyo. En donde no hubiere rio, carretera u otra indicación razonable, debe numerarse de Levante a Poniente. En donde hubiere una plaza situada próximamente en el centro, y de la cual irradien o partan las calles principales, servirá de base de la numeración, empezándola por los puntos más próximos a ella.

20.º Las lápidas de las calles y las de los números de las casas, edificios o viviendas serán de azulejos, cuando no pueda emplearse otra materia más duradera. Las de las calles y plazas serán uniformes entre sí, y lo mismo se entenderá respecto de los números de las casas, sin consentirse variación de dimensiones ni formas, ni su colocación arbitraria. Las lápidas de las calles se costearán por los Ayuntamientos, y las de los números de los edificios por sus dueños. A los pueblos donde por circunstancias particulares no pueda ponerse la numeración desde luego, se les dará por el Gobernador un plazo prudente para que lo verifiquen del modo que queda prevenido.

21.º El recuento de las casas y el recorrido de su numeración para hacer constar la diferencia resultante entre las casas existentes y los números destinados a re ­ presentarlas en el registro del pueblo, se verificará en fin de cada quinquenio, a contar desde 4 de Enero de 1860.

22.º En fin de Enero del año siguiente a cada quinquenio de rectificación remitirán los Alcaldes a los Gobernadores de provincia por triplicado un estado en que consten los nombres de las plazas, plazuelas, calles y paseos, el número de edificios de unas y otros, tanto intramuros como extramuros y en despoblado, con expresión del número de habitantes, u hogares que comprendan, el de habitantes , el uso a que se destinan los edificios, así como los destruidos, los reedificados, los construidos en sitios que antes no estaban edificados, y los que están en construcción, arreglándose al modelo núm. 4.°

23.º En el Gobierno de provincia se coordinarán y arreglarán estos estados por partidos judiciales, pasándolos a la Comisión provincial de Estadística para que los examine y compruebe, a fin de rectificar los errores que pudieran contener. Un ejemplar de ellos se remitirá a este Ministerio, otro a la Comisión central de Estadística, y el tercero se archivará en las oficinas del Gobierno de provincia.

A continuación se presentan los 4 Estados a rellenar por los Ayuntamientos.

 

 

[29]

 

El 24 de marzo de 1861 la Correspondencia de España informa sobre los datos censales de Puerto Rico y su aumento de población:

Ya se tiene noticia en Madrid del resultado del censo de la isla de Puerto-Rico. Comparado el censo de 1860 con el anterior, ofrece la población de la isla el aumento de un 26 por 100.[30]

El 2 de abril de 1860 se envía otra circular a los Gobernadores por parte de la Comisión de Estadística dando más instrucciones para la rectificación del Nomenclátor.

Excelentísimo Señor:

Es llegado el caso de dar la última mano a la rectificación del Nomenclátor de los pueblos. Este trabajo importante, no solamente lleva en sí mismo el valor de su representación como dato estadístico de primer orden, sino que también ha de servir de base y comprobante para el nuevo Censo de población, que según las órdenes de S. M. debe formarse a últimos del corriente año.

Las Comisiones provinciales, la Sección de Estadística y los Inspectores del ramo tienen cada cual señalado su puesto y marcadas sus atribuciones y obligaciones en este momento solemne: nadie dejará de acudir al llamamiento de su conciencia, que es la voz del deber y del patriotismo.

Los pueblos no repugnan en realidad el inventario que hoy se les pide, aun cuando no siempre conozcan toda su trascendencia, ni comprendan todas las utilidades que de él pueden reportar en mejora de la Administración pública y fomento de sus intereses: los obstáculos proceden generalmente de las muchas ocupaciones que se aglomeran sobre las Autoridades locales, y de la dificultad de la clasificación de ciertas viviendas y albergues, operación en algunas ocasiones verdaderamente delicada. Por eso es indispensable que los funcionarios de Estadística asistan con sus luces y consejos, como penetrados del plan que se pone en ejecución y de la distribución ordenada y metódica, tanto de los grupos como de las entidades aisladas, según las instrucciones y aclaraciones que tienen recibidas. Es obra de celo, de paciencia y de abnegación, cuya recompensa está en la satisfacción de contribuir al bien, sin perjuicio de que no dejará de elevarse a conocimiento de S. M. el mérito extraordinario que se hiciese notar en las operaciones del Nomenclátor y del Censo.

En pocas provincias se ha completado la impresión del nuevo Nomenclátor, porque las reclamaciones de indemnización por parte de muchos empresarios del Boletín oficial no han obtenido todavía Real resolución: en defecto de ejemplares impresos, es preciso recurrir a copias manuscritas, hechas con toda escrupulosidad y esmero, con claridad, con buena ortografía y sin olvidar la más pequeña de las correcciones hechas por esta Comisión central, de acuerdo con las provinciales, aspirando todos a la mayor posible perfección, en lo esencial como en lo material.

Una escala de responsabilidad, lo mismo que de merecimiento, existe naturalmente para todos nosotros, desde las copias del Nomenclátor que han de servir para la inspección y comprobación de los datos en las localidades, hasta la recopilación y depuración que aquí tenemos que practicar en último resultado. Es de creer que nadie rehúya ni esquive el compromiso que su posición le depara.

La Comisión central supone y espera que aun cuando no se haya verificado la impresión del Nomenclátor, se habrán observado en cada provincia todas las reglas y prescripciones de la Real Instrucción de 5 de Enero de 1859, de las circulares de 11 de Julio y 14 de Agosto del mismo año, y de las resoluciones a las dudas consultadas. En tal concepto, lo que falta es la comprobación local y la inspección ocular suficiente a producir la certidumbre de la exactitud de los datos, o a provocar las rectificaciones a que hubiere lugar.

Al efecto, se servirá V. S. convocar inmediatamente a la Comisión provincial, para que disponga la salida de todos los Inspectores, y en caso necesario la del auxiliar o auxiliares y hasta del Oficial primero, en los términos siguientes:

Artículo 1.° Se distribuirán los distritos judiciales de la provincia entre los encargados de la visita de inspección. El Oficial se dedicará especialmente a la comprobación del distrito municipal de la capital respectiva.

Art. 2.° A los Inspectores se les facilitará por la Sección de Estadística un ejemplar de la Real Instrucción de 5 de Enero de 1859, y de las circulares aclaratorias posteriores, así como del oficio con que se devolvió a V. S. la muestra del Nomenclátor que le había sido pedida en 7 de Junio, a fin de que con esta documentación a la vista se cercioren de si la clasificación de edificios está hecha con propiedad, o si requiere alguna rectificación. También se les entregará copia de la presente circular, formando todo ello un cuaderno que pueda servirles de guía.

Asimismo se proveerá a los Inspectores del cuarto cuadro de los que han de constituir el apéndice, para que comprueben y en su caso modifiquen y mejoren la clasificación contenida en su segunda parte.

Art. 3º. Los Inspectores se impondrán perfectamente, antes de su salida, del modo y forma de clasificar, y se pondrán de acuerdo entre sí para evitar dudas y vacilaciones, de modo que la operación se lleve con completa uniformidad de principios y seguridad en la aplicación.

Art. 4.° Al efecto celebrará desde luego la Comisión provincial una sesión extraordinaria, la cual se leerá uno de los cuadernos que hubieren recibido los Inspectores, y se fijará la verdadera y genuina inteligencia de todos y cada uno de los puntos en ellos contenidos.

Art. 5.º Cada Inspector recibirá la parte de Nomenclátor correspondiente al partido o partidos que hubiesen de visitar, impresas si lo estuvieren, y cuando no manuscritas con claridad y corrección.

Art. 6.° Para complemento de instrucciones y aclaraciones, han de cuidar los Inspectores de observar las tres reglas siguientes, aconsejadas y dictadas por reciente experiencia:

1.º Los campo-santos situados fuera de las poblaciones, solo se inscribirán en el Nomenclátor cuando comprendan en su recinto algún edificio o vivienda: si no fuesen más que un terreno cercado de tapia, no se inscribirán.

2.º La rectificación de los datos se hará con arreglo al estado en que se encuentren las poblaciones, viviendas y sitios al girarse la visita, y no según el estado que tenían cuando se dieron las relaciones.

3.º Los edificios en construcción se considerarán como concluidos siempre que estén bien determinados su carácter y condiciones para exacta clasificación; los abandonados y ruinosos se inscribirán como tales, y únicamente dejarán de mencionarse los que estén arruinados y sin cubierta o abrigo, a menos que recuerden alguna gloria histórica o artística.

Art. 7.° Para mayor facilidad de los Inspectores en el desempeño de su cometido, formarán con la respectiva Sección de Estadística, y bajo la revisión del Vicepresidente de la Comisión provincial, un extracto de la Instrucción y demás disposiciones sobre clasificación, ordenándolo por materias, de modo que les sirva de prontuario en su aplicación, así como para esclarecimiento a las Autoridades y demás personas que concurran a las operaciones.

Art. 8.º Se servirá V. S. invitar al Jefe de la fuerza de la Guardia civil en su provincia, para que poniéndose de acuerdo con los Inspectores de Estadística, y en cumplimiento de la Real Instrucción citada de 5 de Enero de 1859, cooperen por su parte y ordenen a sus subalternos igual participación, no solamente por medio de noticias y reconocimientos, sino también respondiendo con sus firmas de la exactitud de sus aseveraciones, especialmente respecto de caseríos y despoblados.

Del mismo modo deberán concurrir a excitación de V. S. el Ingeniero Jefe del ramo de montes y sus subordinados, sin desatender su servicio especial.

Art. 9.º Cada Inspector o encargado de la visita examinará cuidadosa y prolijamente los distritos que le hubieren tocado, recorriendo las poblaciones, interrogando no solamente a la Autoridad municipal, sino también a los Jueces, a los Administradores y subalternos de las Rentas públicas, a los de Correos y a las personas particulares que puedan suministrarle noticias exactas; repasará los registros de los Ayuntamientos para confrontar el número de casas con el que diere de sí su numeración por calles, y cuando necesario fuese, recorrerá también la parte rural.

Art. 10.º Conforme adelantare el Inspector en su visita, anotará en hoja separada por cada pueblo, su conformidad con los datos suministrados, o bien expresará las rectificaciones que verificare de acuerdo con el respectivo Ayuntamiento, bajo la firma del Alcalde, del Comandante del puesto de la Guardia civil a que corresponda la población y la suya propia, como responsable que será en todo tiempo.

Art. 11. Concluida que fuere la visita, entregarán los Inspectores al Vicepresidente de la Comisión provincial las hojas de todos los pueblos formalizadas, según se dijo en el artículo anterior, acompañadas de una breve relación o memoria explicativa de las ocurrencias que mereciesen mención.

Art. 12. La salida de los Inspectores se verificará a más tardar el 16 del presente mes de Abril. Girarán su visita con celo, exquisito esmero y constante actividad, llevando como comprobante el diario de operaciones, prevenido para tales casos.

La Comisión central, que mira con privilegiado interés la rectificación del Nomenclátor, excusa encarecer á V. S. la necesidad de que estén incluidas en el mismo espíritu cuantas personas hubieren de intervenir en las operaciones. V. S. sabrá comunicar y sostener el impulso en su provincia. En cuanto la Comisión provincial hubiere examinado los trabajos de cada Inspector y calificado las rectificaciones, es indispensable que sin pérdida de tiempo se proceda a completar el Nomenclátor de la provincia, y que impreso en todo o en parte, según estuviere, o bien manuscrito, se sirva V. S. remitírmelo con la posible brevedad. La Comisión provincial, la Sección de Estadística, y cada uno de los Inspectores, prestarán un servicio eminente al Trono y a la patria, mediante la acertada dirección de V. S.

Dios guarde á V. S. muchos años.

Madrid 2 de Abril de 1860.=

El Vicepresidente, Alejandro Olivan.[31]

El 15 de agosto de 1860 se envía una circular a los Gobernadores de provincia, que actúan como Presidentes de las Juntas Provinciales del censo, haciendo prevenciones y dictando reglas para preparar la exactitud de la inscripción censal.

Terminados en la mayor parte de las provincias los trabajos de revisión del nuevo Nomenclátor de los pueblos, y próximos a recibir la última mano en otras, cree esta Comisión llegado el momento de preparar el recuento de la población en Europa, como ya se está verificando en América, Oceanía y África.

El Real decreto de 30 de Setiembre de 1858 dispone que en el presente año se repita el empadronamiento general de habitantes como rectificación y complemento del Censo de 1857, y la Comisión central propende a que esta grande operación se verifique en el último tercio del mes de Diciembre. Tiene formado su plan y dispuestas sus medidas para llegar a un resultado digno de la importancia de la nación española, y digno sobre todo de la verdad.

Los trabajos hechos para el Nomenclátor han de servirnos de mucho para el Censo, porque conocidas las viviendas no será fácil que seamos engañados respecto del número de personas que deban ocuparlas.

Y no es que ignore la Comisión central que en 1857 hubo ocultaciones de donde resultaron desigualdades c injusticias, porque en algunos casos ciertas cargas gravaron a quien dijo la verdad, quedando aliviado quien hizo prevalecería mentira: razón de delicadeza y compromiso de honor para cuantos en el asunto entendemos, que nos estimula a no levantar mano hasta desenmascarar a los ocultadores y exponerlos a la censura pública en desagravio de la moral y del derecho. Ni es un secreto el que en los meses pasados han mediado tratos y confabulaciones entre los influyentes de algunas localidades, para urdir y amañar el modo de disminuir el número de habitantes respectivos, burlando a la Autoridad y dificultando la investigación.

Estamos en Madrid al corriente de lo que pasa.

Se concibe el empeño de ocultar cada individuo su riqueza en países donde está expuesto a ser saqueado por quien le manda, así como el de aminorar el número colectivo en donde se tributa por capitación o se distribuye a bulto el sorteo para el servicio militar; pero en España, gracias a Dios, no existen semejantes motivos. Antiguas prevenciones, residuos de una desconfianza tradicional, recelos heredados, poquedad de ánimo y falta de espíritu público, dejan todavía percibir algo de retraimiento, que el tiempo disipará, conforme prevalezca en el hombre y en el ciudadano la idea de su derecho con el sentimiento de su dignidad, y la conciencia de su fuerza según la ley.

El único interés que puede hoy mover a un pueblo a rebajarse es, como arriba se dijo, el de pagar menos de lo justo para las atenciones generales y para algunas locales de preferente utilidad: interés mezquino, innoble, bochornoso. Muchas poblaciones declararon antaño con lealtad el número de sus habitantes, sabiendo que iban a subir de categoría y a sufrir recargos; y a vista de esos patrióticos ejemplos, ¿qué calificación merecen los que maniobran para eludir la ley, para no cumplir lo que otros cumplen, para encenagarse en el engaño, para degradarse a sus propios ojos?

Más no conseguirán sus intentos. La Comisión central cuenta con la ilustrada autoridad de V. S., con el pundonoroso celo de la Comisión provincial, con la eficacia y delicadeza de los Inspectores, y también cuenta con su propio esfuerzo y con su decisión a no dar por terminadas las operaciones censales hasta que acumulando todos los medios de que dispone, esté plenamente satisfecha de haberse aproximado a la verdad lodo lo que cabe en estas materias.

No importa que la publicación se haga unos meses antes o después: en un documento que ha de causar estado, lo esencial es que merezca é inspire confianza.

En este concepto, ha acordado la Comisión central que se dé principio a los preparativos para el recuento de la población. Y lo primero que necesitamos saber, es el número de cédulas de inscripción vecinal por pueblos, á razón de una por cada vecino, familia o establecimiento.

AI efecto es indispensable:

1.º Que V. S. se sirva pedir a los Alcaldes la declaración del número de cédulas en junto que serán necesarias en la población respectiva.

2.° Que este pedido quede hecho en lo que resta del presente mes de Agosto.

3.° Que para el 20 de Setiembre estén reunidas en la Sección de Estadística de la capital las comunicaciones de los Alcaldes contestando y señalando el número de cédulas.

4.° Que al hacer el pedido se manifieste por V. S. á los Alcaldes la firme resolución de no admitir demora ni disculpa , la de no consentir menor número de cédulas que en 1857 sino en casos excepcionales, y la de depurar de todos modos la verdad por medio de repetidas visitas de los señores Inspectores de Estadística, con imposición de penas a los ocultadores.

5.° Que la Sección de Estadística forme un estado de las cédulas designadas por los pueblos, y dé cuenta a la Comisión provincial para que esta forme concepto del grado de fe que le merezca cada una de las designaciones.

6.° Que el 30 de Setiembre se sirva V. S. remitirme el estado de cédulas por pueblos, con la opinión formada por la Comisión provincial.

Esto es cuanto por ahora hace falta: la Sección de Estadística, a quien toca proponer a V. S. y formular los pedidos y practicar las gestiones que quedan indicadas, acreditará (y se le tendrá muy en cuenta) el grado de celo, de inteligencia y de actividad con que maneja los negocios del ramo en la solemne ocasión que de perentoriedad se le presenta.

Dios guarde á V. S. muchos años.

Madrid 15 de Agosto de 1860.=

El Vicepresidente, Alejandro Olivan. =

Sr. Gobernador de la provincia de…[32]

El 19 de septiembre se envía una circular a los Gobernadores para que se pongan en comunicación directa con los Secretarios de Ayuntamiento los de los mismos Gobiernos o los de las Comisiones, para realizarse el censo.

No necesita esta Comisión encarecer á V. S. la importancia de que el Censo de la población obtenga toda la exactitud posible. España es una nación grande, y no puede ella misma empequeñecerse.

Si la enérgica intervención de V. S., su influencia y su decisión unidas a los medios de que la Comisión dispone, y que está resuelta a emplear a todo trance, nos diesen esta vez un resultado satisfactorio, triste idea formaría Europa de nuestro progreso administrativo, y poco airosos quedaríamos nosotros a nuestros ojos mismos.

Podemos contar con la noble y eficaz cooperación del clero, y también acudiremos a las oficinas de Hacienda en busca de otros comprobantes, y echaremos mano de todos los recursos, y procuraremos que los pueblos no se retraigan de decir la verdad por infundados temores ni por instigaciones de una culpable e inútil codicia.

Entre los elementos que mayor cooperación pueden prestar en las operaciones censales se cuentan los Secretarios de los Ayuntamientos. En alguna provincia se les excitó y atrajo en 1857 con muy buen éxito, y en estos mismos días acaba un celoso y entendido Secretario de Gobierno de hacer lo mismo, en la suya, obteniendo respuestas muy dignas a sus espontáneas y patrióticas excitaciones.

Conviene que este ejemplo sea imitado. No crean los pueblos que se ha de pasar por su dicho, ni que sus relaciones de cédulas de inscripción han de ser admitidas sin examen: todo lo contrario. Habrá grave responsabilidad para  los Alcaldes y Ayuntamientos que en el plazo señalado hubiesen dejado de remitir las relaciones o hubiesen incurrido en ocultación del número, pues ni V. S. dejará de hacerles sentir el peso de su autoridad justiciera, ni la Comisión central se descuidará en hacer que lleguen a conocimiento de S. M.

De estos particulares, los Secretarios de Ayuntamiento son los que mejor pueden enterar e imponer a las poblaciones, especialmente a las de corto vecindario, donde menos se conoce la esencia de las cosas y apenas se perciben las temibles consecuencias de ciertos actos.

Presumo que la elevada posición de V. S. podrá ser un obstáculo para que directamente se entienda de una manera confidencial con los Secretarios de Ayuntamiento. En tal caso, la ilustración de V. S. comprenderá que el Secretario del Gobierno o el de la Comisión de Estadística deben hallarse en disposición de llenar, aunque incompletamente, este vacío, y que alguno de ellos, o ambos según sus relaciones y ascendiente, pueden animar y estimular a los Secretarios, ofreciéndoles en compensación aquellas deferencias y razonables servicios que algún día hubieren de necesitar dentro de los límites del bien parecer.

Los respetos de V. S. y la grandeza del objeto indicarán a esos señores el lenguaje que han de hablar para ser comprendidos y atendidos. Esta no es más que una muestra del espíritu que reina en la Comisión central: conforme vayan llegando los hechos desplegará sus recursos, y consumada que sea la obra es de esperar que encuentre algún mérito extraordinario digno de recompensa, pero también es de temer que tenga que dejar algunos puestos vacantes en Estadística por falta de asiduidad, de ardor o de inteligencia. Es la ocasión en que cada cual ha de hacer prueba de sí mismo y poner en evidencia lo que vale.

Dios guarde á V. S. muchos años.

Madrid 19 de Setiembre de 1860. = [33]

El Vicepresidente, Alejandro Olivan.

Sr. Gobernador de la provincia de…

El 31 de octubre de 1860 se emite un Real decreto estableciendo el día de la inscripción censal, creándose las Juntas que lo realizarán, determinando quién ha de costear sus gastos, y limitando la inscripción a la Península y los archipiélagos de las Baleares y Canarias.

REAL DECRETO.

Atendiendo a las razones que me ha expuesto el Presidente de mi Consejo de Ministros, de acuerdo con el mismo Consejo, vengo en decretar lo siguiente:

Artículo 1.° El nuevo Censo general de la población, dispuesto por Real decreto de 30 de Setiembre de 1858, se verificará por empadronamiento o inscripción nominal y simultánea en la noche del 25 al 26 del próximo mes de Diciembre.

Art. 2.º Todos los habitantes sin excepción, así nacionales como extranjeros hallados a la sazón en España , serán empadronados en la casa o paraje en que pernoctaren el día de la inscripción, cualquiera que sea su naturaleza, su vecindad o domicilio.

Art. 3.º Con las cédulas de inscripción se formarán resúmenes o padrones de pueblo; con estos, resúmenes de partido judicial; y con estos, resúmenes de provincia.

Art. 4.° Los resúmenes de provincia se remitirán a la Comisión de Estadística general del Reino.

Art. 5.º Para dirigir, inspeccionar y ejecutar en su caso las operaciones parciales del Censo, se establecerá una Junta en cada capital de provincia, presidida por el Gobernador; otra en cada pueblo cabeza de partido judicial, presidida por el Juez de primera instancia, y otra en cada distrito municipal, presidida por el Alcalde.

Art. 6.º Serán castigados con arreglo a las leyes las personas que en la redacción de las cédulas o en la formación o revisión de los resúmenes, cometan algún delito o falta por malicia o negligencia culpable.

Art. 7.º La impresión y remisión de las cédulas y resúmenes de todas clases se costearán por el Tesoro público : los demás gastos que el empadronamiento ocasionare en los pueblos se satisfarán del presupuesto municipal respectivo; y los que se originaren de la revisión de resúmenes municipales y formación de los de partido y de provincia, se cubrirán del presupuesto provincial.

Art. 8.º Las anteriores disposiciones son extensivas a la Península e islas Baleares y Canarias : el Censo de población de Ultramar está sujeto a otras reglas ya dictadas al efecto.

Art. 9.º Por la Presidencia del Consejo de Ministros se expedirán las instrucciones convenientes, y por la Comisión de Estadística general del Reino las prevenciones de ejecución necesarias al mejor resultado de las operaciones.

Art. 10.º Este Real decreto y las instrucciones consiguientes se comunicarán por los diferentes Ministerios a las respectivas dependencias, con las órdenes oportunas, a fin de que las Autoridades civiles, eclesiásticas y militares, y los empleados públicos de cualquier clase que fueren, los cumplan en la parte que les concierna, y presten a las Juntas y funcionarios encargados de la formación del Censo todos los auxilios que reclamare este servicio.

Dado en Palacio a 31 de Octubre de 1860.

Está rubricado de la Real mano.

El Presidente del Consejo de Ministros, Leopoldo O'Donnell[34].

El 5 de Noviembre de 1860 el Ministerio de Estado publica una Real orden recordando a los cónsules la anterior de 13 de enero, para que las noticias que se obtengan sirvan de complemento al Censo de población, mandado formar para el 25 de Diciembre próximo[35].

El 22 de Noviembre se publica una Real Orden comunicada al Ministerio de la Guerra, disponiendo que el empadronamiento de los habitantes de Cuba, Melilla, Alhucemas, la Gomera, e Isabel II, se verifique por los respectivos Jefes militares, pudiendo separarse de las reglas prescritas en la Instrucción que se acompaña.

Excelentísimo Señor:

Según lo dispuesto por S. M. en el Real decreto de 31 de Octubre último, debe repetirse el empadronamiento general de los habitantes de España en la noche del 25 al 26 de Diciembre próximo, y por la Instrucción de 10 del corriente se han formulado ya las reglas necesarias acerca del modo como ha de procederse en tan delicada operación. Estas reglas, sin embargo, no podrán ser aplicables, como V. E. comprenderá muy bien, a Ceuta, Melilla, Alhucemas, la Gomera e Isabel II, que como puntos penitenciarios están confiados al exclusivo cuidado y dirección de la Autoridad militar. Respecto de ellos, deben ser estas mismas Autoridades las encargadas de hacer la inscripción, y así se verificó en el Censo de 1857, con muy satisfactorios resultados.

En su consecuencia, S. M. me manda remitir a V. E. los adjuntos ejemplares del Real decreto e Instrucción citados, a fin de que se sirva circularlos respectivamente al Capitán general de Granada y al Comandante general de Ceuta, encargando al primero que puede disponer los trabajos preparativos del Censo en los presidios de Melilla, Alhucemas, la Gomera e Isabel II , y al segundo los de la plaza de su mando, de modo que nada falte el día de la inscripción, que ha de ser precisamente el 25 de Diciembre por la noche.

Asimismo es la voluntad de S. M. se sirva V. E. significarles, que si alguna duda se les ocurriere, pueden servirse consultarla directamente con la Comisión de Estadística general del Reino, y que las cédulas les serán remitidas en tiempo oportuno a Ceuta por la Comisión provincial de Estadística establecida en Cádiz, y por la de Málaga a los puntos restantes, a cuyo fin se comunican con esta fecha a ambas corporaciones las órdenes convenientes.

De Real orden lo digo a V. E. para su conocimiento y efectos consiguientes.

Dios guarde á V. E. muchos años.

Madrid 22 de Noviembre de 1860.

O'Donnell.-

Sr. Ministro de la Guerra.[36]

El 10 de noviembre de 1860 se publica la normativa para proceder a la realización del Censo[37].

Esta Instrucción (79 artículos) es algo similar a la publicada para el censo de 1857, publicada el 14 de marzo (88 artículos). Se diferencia en algunos puntos de la planta y en que desaparecen los capítulos V De la formación de los padrones y resúmenes de habitantes y el VI De las operaciones de las Juntas de partido y de provincia.

Las Juntas de provincias se modifican:

 

También se modifican algo las Juntas de Partido:

Lo mismo ocurre con la planta de las Juntas Municipales:

El 29 de noviembre de 1860 se publica una Real orden comunicada al  Ministerio de la Guerra, disponiendo que por el General en Jefe de ocupación de la plaza de Tetuán se verifique la inscripción de sus habitantes de la población española, y también del ejército que allí resida, aun cuando sin sujetarse estrictamente a las reglas establecidas en la Instrucción de 10 de Noviembre, que se le remite que se refiere a la de toda la Península.

Excelentísimo Señor:

Según lo mandado por S. M. en el Real decreto de 31 de Octubre último, debe repetirse el empadronamiento general de habitantes de España en la noche del 25 al 26 de Diciembre próximo; y por la Instrucción de 10 del corriente se han formulado ya las reglas necesarias acerca del modo como ha de procederse en tan delicada operación. La circunstancia de hallarse hoy la plaza de Tetuán ocupada accidentalmente por parte de nuestro ejército, y de haber afluido allí con este motivo varias familias de traficantes españoles, que sin duda volverán a la Península juntamente con las tropas, hacen manifiesta la necesidad de inscribir también á aquella población española, tanto militar como civil, aunque no puedan previamente establecerse reglas para ello, que habrán de dejarse a la prudencia y buen criterio del Jefe de la plaza. En su consecuencia, S. M. me manda dirigirme a V. E., a fin de que se sirva comunicar la orden oportuna al General en Jefe de ocupación, para que el día 25 de Diciembre próximo por la noche se forme un resumen de toda la fuerza de que se compone el ejército de su mando, y que respecto de la población civil española, se inscriba también por los medios que sugiera a aquella Autoridad su buen celo en las cédulas que le serán remitidas oportunamente por la Comisión provincial de Estadística establecida en Málaga, a quien con esta fecha se comunica la orden al efecto.

Asimismo es la voluntad de S. M. que V. E. tenga a bien remitir al citado Jefe los dos adjuntos ejemplares del Real decreto e Instrucción arriba citados, para que pueda ajustarse a ellos en lo que fuese factible, encargándole que tan luego como se termine la inscripción, se sirva remitir todos los documentos a la Comisión de Estadística general del Reino, donde se formará el correspondiente resumen y clasificación de los habitantes inscritos en las cédulas recogidas.

De Real orden lo digo a V. E. para su conocimiento y fines consiguientes.

Dios guarde á V. E. muchos años.

Madrid 29 de Noviembre de 1860.

O'Donnell.

Sr. Ministro de la Guerra.[38]

 

El 30 de noviembre se envía una circular a los Gobernadores de las provincias fronterizas a Francia y Portugal, mandando se incluyan con nota los habitantes que se hallen accidentalmente ausentes al extranjero en busca de trabajo.

Pudiendo ocurrir en la provincia del mando de V. S., por la circunstancia de confinar con la frontera de (Francia o Portugal), que en algunos de los pueblos se hallen ausentes temporalmente el día de la inscripción censal parte de sus habitantes, bien por haber emigrado al extranjero a causa de la estación en busca de trabajo, volviendo luego al hogar doméstico, bien por hallarse dedicados al tráfico de la arriería, o por otros motivos de índole análoga, la Comisión, deseosa de anticiparse a consultas siempre dilatorias, ha acordado dirigirse a V. S., a fin de que al tiempo del empadronamiento se inscriban también los individuos que estén en aquel caso, aunque expresando en la cédula, por medio de nota, la circunstancia de hallarse temporalmente en el extranjero, a fin de que en los respectivos resúmenes pueda consignarse del mismo modo qué número de habitantes estaban ausentes temporalmente de sus domicilios el día de la inscripción.

Dios guarde á V. S. muchos años.

Madrid 30 de Noviembre de 1860.

El Vicepresidente, Alejandro Olivan.

Sr. Gobernador de la provincia de....

El 7 de diciembre de 1860 se solicita a los inspectores de enseñanza primaria que extremen y hagan con celo el proceso censal.

Esta Comisión, empeñada en llevar a cabo el recuento general de habitantes de un modo conforme a la verdad de los hechos, según las órdenes de S. M. y a los altos intereses de la Nación entera, se dirige a V. no solamente como digno Vocal de la Junta de provincia, sino también como funcionario influyente sobre el Profesorado más inmediatamente conocedor de los pueblos, para reclamar su eficaz cooperación y aquel espíritu de elevación y patriotismo que persuade sin esfuerzo, y que también asienta a los que, mensajeros de civilización, están encargados de adoctrinar a la muchedumbre. No pide la Comisión luchas ni compromisos, sino el buen ejemplo, el consejo prudente y mesurado, la explicación de la naturaleza del Censo y la demostración del ningún perjuicio que ofrece a los habitantes, cuando al contrario debe proporcionarles mayor atención de parte del Gobierno, cuanto más crecido sea su número, como significación de su importancia y vitalidad. En tal concepto, espera la Comisión que V. contribuirá noblemente al mejor resultado de la operación que emprendemos con fe viva, y que sabrá inspirar su celo y su convicción a cuantos están constituidos a seguir sus pasos y tomarlo por modelo.

Dios guarde á V. muchos años.

Madrid 7 de Diciembre de 1860.

EI Vicepresidente, Alejandro Ollivan.

Sr. Inspector de instrucción primaria de la provincia de…[39]

El 8 de diciembre se pide lo mismo que a los inspectores de instrucción primaria, pero ahora les toca a los diputados provinciales, a los cuales se les invita que participen en los trabajos censales.

Muy señor mío y de toda mi atención: En los momentos solemnes en que va a censo, realizarse el recuento general de la población de España, me tomo la libertad de dirigirme a V. en nombre de la Comisión central para pedirle su eficaz cooperación y apoyo.

El carácter y posición de V. y el crédito de que goza en la provincia, comprobado por el sufragio de los pueblos, le prestan medios de legítima influencia, que su elevación de miras y su patriotismo le aconsejarán emplear en la grande operación que ha de poner de manifiesto a los ojos de naturales y extraños la fuerza y el porvenir de una nación que empieza a conocerse a sí misma,

La Comisión pide y espera que V. se asocie francamente a nuestras miras, y yo tengo la honra de ofrecerme a sus órdenes con la consideración más distinguida, como su atento y S. S. Q. B. S. M.

El Vicepresidente, Alejandro Olivan.[40]

También el mismo día 8 de diciembre de 1860 se envía una carta- circular dirigida por la Comisión de Estadística a todos los Jueces de primera instancia invitándoles a cooperar al mejor éxito de las operaciones censales.

Muy señor mío y de toda mi atención: Me cabe la honra de dirigirme a V. S. no para excitar su celo, porque no lo necesita, ni para comunicarle instrucciones sobre el Censo de población, porque serian impertinentes respecto de persona tan ilustrada, sino únicamente para manifestarle en nombre de la Comisión toda la confianza de buen éxito que le inspiran las altas dotes de carácter y de ciencia que brillan en la magistratura española, dignamente representada en ese partido. Superior á preocupaciones mezquinas, imparcial y severa, sabrá en la ocasión presente, como en todas, rendir culto a la vendad, é infundir el mismo espíritu é imponerlo a cuantos en su jurisdicción han de contribuir, ya por la inscripción, ya en las clasificaciones, ya en los resúmenes, a levantar un monumento a la patria, tanto más grandioso, cuanto más se aproxime a la rigorosa exactitud.

En tal persuasión, la Comisión descansa en el celo y autoridad de V. S., y yo aprovecho gustoso esta ocasión para ofrecerle mis respetos como su más atento y S. S. Q. B. S. M.

El Vicepresidente, Alejandro Olivan[41].

El 23 de Diciembre se expide un Despacho telegráfico dirigido a los Gobernadores de las 15 provincias litorales, dictando las reglas que han de observarse en el empadronamiento de las tripulaciones y pasajeros de los buques que estuvieren navegando la noche de la inscripción.

1.º Si la navegación fuese de costa, se hará su inscripción en el punto de partida por el rol de la Capitanía del puerto, a menos que se presuma racionalmente que deben haber rendido su viaje el 25.

2.º Los que navegasen para puntos españoles de Ultramar o para el extranjero serán considerados presentes en el punto de partida, los primeros hasta que se presuma o sepa su llegada a Ultramar, y los segundos hasta que hubiesen vuelto a la Península.[42]

El 3 de abril de 1861 la publicación El pensamiento español nos ofrece una serie de datos del censo de 1860 sobre Madrid.

De un artículo, primero de una serie que ha comenzado a publicar El Reino examinando el censo de Madrid en 1860, tomamos los siguientes datos:

El número total de habitantes que Madrid contenía en el mes de Diciembre último, es de 298,337; de los cuales 149,506 son varones y 148,831 hembras, resultando, por consecuencia, una preponderancia masculina dan 675 individuos.

Descomponiendo el número de habitantes por naturaleza y sexo, resulta que 295,625 son nacionales, divididos en 147,792 varones y 147,833 hembras, de los cuales 283.670 están establecidos, y los 6,955 restantes son transeúntes.

Los establecidos se dividen a su vez en 142,867 varones y 145,803 hembras, y los transeúntes en 4,925 de los primeros y 2,030 de las últimas.

Los extranjeros, en número de 2,715, se componen de 2,449 establecidos y 266 transeúntes, contándose entre los primeros 1,515 varones y 934 hembras, y entre los segundos 199 varones y 67 hembras.

Clasificados los habitantes por estado civil, resultan 93,150 solteros, 49,137 casados y 7,219 viudos, y 83,088 solteras, 46,504 casadas y 19,259 viudas, o sea un total en ambos sexos de 176,238 solteros, 95,641 casados y 26,438 viudos. Divididos por edades, resultan:

 

Varones.

Hembras.

Total.

 

De menos de un año

3,236

3,168

6,424

De un año a 15

11,349

11,545

22,894

De 6 a 10

9,803

10,130

19,933

De 11 a 15

11,279

11,271

22,550

De 16

2,809

3,023

5,852

De 17

2,713

2,869

5,582

De 18

2,910

3,194

6,104

De 19

2,150

2,882

5,032

De 20

2,937

3,620

6,557

De 21

3,753

2,748

6,501

De 22 a 25

15,629

12,256

27,885

De 26 a 30

18,931

18,053

36,984

De 31 a 40

29,419

28,484

57,903

De 41 a 60

17,400

17,604

35,004

De 51 a 60

9,398

10,522

19,920

De 61 a 70

4,287

5,327

9,614

De 71 a 80

1,263

1,724

2,987

De 81 a 85

118

247

395

De 86 a 90

51

109

160

De 91 a 95

13

28

41

De 96 a 100

8

20

28

De más de 100

0

7

7

Total

149,506

148,831

293,337

 

 

En cuanto al estado de instrucción, aparece:

 

Varones.

Hembras.

Total.

Que saben leer y no escribir

4.845

10,019

14,864

Que saben leer y escribir

95,745

55,085

150,830

Que no saben leer

48,916

85,727

132,643

Total.-

149,506

148,831

298,337

 

Réstanos, pues, exponer los habitantes clasificados por profesiones, oficios, etc., y hallaremos que existen:

 

Varones

Hembras

Total

Eclesiásticos

819

 

819

Institutos religiosos

114

1,048

1,162

Empleados activos

10,326

 

10,326

Idem cesantes

2,790

 

2,790

Militares activos y de reemplazo

11,829

 

11,829

Idem retirados

999

 

999

Marinos de guerra activos

141

 

141

Matriculados

24

 

24

Propietarios

7,047

 

7,047

Arrendatarios

737

 

737

Comerciantes

2,852

 

2,852

Marina mercante

Capitanes de buques

10

 

10

Marina mercante: marineros

8

 

8

Catedráticos y profesores

362

 

362

Maestros de enseñanza particular

254

 

254

Dedicados a las bellas artes

331

 

331

Abogados

1,597

 

1,597

Médicos y cirujanos

849

 

849

Boticarios

205

 

205

Veterinarios y albéilares

184

 

184

Agrónomos y agrimensores

31

 

31

Arquitectos y maestros de obras

168

 

168

Fabricantes

288

 

288

industriales

11.409

6,243

17,652

Maestros de primera enseñanza

270

309

579

Alumnos de id.

5,856

4,693

10,749

Colegiales de primera y segunda enseñanza

1,150

 

1,150

Estudiantes de segunda enseñanza

3,068

 

3,068

Idem de escuelas preparatorias

86

 

86

Idem de estudios superiores

2,872

 

2,872

Idem de carreras especiales

724

 

724

Artesanos

28,490

15,200

43,690

Mineros

29

 

29

Jornaleros en las fábricas

1,225

339

1,564

Jornaleros de campo

14,108

 

14,108

Sirvientes

17,877

26,103

43,980

Pobres de solemnidad

1,406

729

2,135

Sordo-mudos

78

23

101

Ciegos é imposibilitados

435

440

875

Profesiones no comprendidas en estas clasificaciones

2.142

 

2.142

Total

133,290

55,227

188,517

 

Terminaremos la exposición de los hechos consignando los nombres de las siete vecinos de Madrid, cuya edad excede de un siglo.

Doña Eusebia Sánchez Quintería, viuda, 116 años,

Doña Victoria Ambite Fernández, ídem, 100 id.

Doña María González Lozarse, id., 102, id.

Doña Manuela Perona Serrallé, id., 108, id.

Doña Ramona Sánchez Rico, soltera, 101, id.

Doña Margarita Barrios é Iniesta, viuda, 111, id.

Doña Antonia Aulló, id., 102, id.

Como la estadística en tanto es útil en cuanto es comparada, la primera idea que ocurre es referirla comparación del censo de 1860 al anterior de 1857

Según dicho censo de 1857, Madrid contenía

281,170

Según el de 1860, aparecen

293,337

Ha tenido la población un aumento de.

17,167[43]

 

En 28 de noviembre de 1861, se editan datos del censo de 1860 correspondientes a Barcelona, en el clamor público:

Estadística.—He aquí los pormenores del cuadro formado en la provincia de Barcelona para remitirlo a la Dirección general:

Barcelona cuenta 720,267 habitantes, cuyo número comparado con el del anterior censo, arroja un aumento de 12,513 habitantes.

El partido de Barcelona contenía en 1857, 247,912 habitantes, y en 1860 contaba 267,733, lo que arroja un aumento de 15,793.

He aquí la población de las cabezas de partido. Arenys de Mar, 1.210; Barcelona, 189,948; Berga, 5,060: Granollers, 4,702; Igualada, 11,806; Manresa, 16 193; Mataró, 16,693; San Feliu, 2,478; Tarrasa, 8,873; Vich, 13,036, y Villafranca, 6,241.

Si se comparan estas cifras con las del último censo, se verá que la población de Arenys ha disminuido en 164; la de Barcelona ha aumentado en 1,161; la da Berga ha disminuido de 530; la de Granollers ha aumentado de 70; Igualada ha disminuido de 3,000; Manresa ha aumentado do 929; Mataró de 8; San Feliú de Llobregat ha disminuido de 6; Tarrasa ha aumentado de 152; Vich ha disminuido de 672, y Villafranca del Panadés ha disminuido de 44.

Hay algunos partidos judiciales, como por ejemplo el de Igualada, en los que se ha aumentado a población, al paso que ha disminuido la de la capital.

La cifra do las personas adultas que no saben leer, es tal, a pesar de lo adelantado de nuestra provincia, quo renunciamos a consignarla.

He aquí ahora algunos otros datos estadísticos que darán una idea del estado de la industria en nuestra provincia. Jornaleros de fábricas en el partido de Barcelona: hombres 14,726; mujeres 7,052. En toda la provincia: hombres 31,710; mujeres 18,291, Artesanos en el partido de Barcelona: hombres 29,0i7; mujeres 991. En la provincia: hombres 53,658; mujeres 10 312. Fabricantes de Barcelona, 1.095. En toda la provincia, 2,517. Industriales: hombres 6,888; mujeres 2,324. En toda la provincia: hombres 13,838; mujeres 3,823, Estas son las cifras en nuestro concepto más notables que hemos extractado del cuadro general del censo de 1860. Réstanos, al concluir, dar las más cumplidas felicitaciones a cuantos han contribuido a la conclusión de una obra, que estamos seguros ha de llamar mucho la atención, y que honrará á la provincia que va a presentarla[44].

 

El 28 de noviembre de 1861 el periódico la discusión ofrece la siguiente serie de datos del censo de 1860 de Santander:

La junta general de estadística de la provincia de Santander ha concluido ya los trabajos referentes al censo de 1860. La población ofrece un aumento bastante considerable, ascendiendo número de sus habitantes a 219,966[45].

El 24 de enero de 1862 la Junta general de Estadística, a través de la Dirección de operaciones censales saca a subasta pública la adquisición de 1.450 resmas de papel con destino a la impresión del censo de población correspondiente al año de 1860, con pliego de condiciones.

Junta general de Estadística.

Dirección de operaciones censales.

En conformidad a lo dispuesto en el Real decreto de 27 de Febrero de 1852, la Junta general de Estadística abre subasta pública para la adquisición de 1.450 resmas de papel con destino a la impresión del censo correspondiente al año de 1860, con sujeción al siguiente Pliego de condiciones para la subasta que ha de celebrarse en Madrid, y cuyo objeto es el de la adquisición de 1.450 resmas de papel con destino a la impresión del censo de población correspondiente al año de 1 860.

1.º El rematante queda obligado a suministrar a la Junta general de Estadística 1.450 resmas de papel de 500 pliegos útiles cada una, sin costera, y de las clases siguientes: 290 de papel tina, de la marca de 45 centímetros de largo y 31 de ancho, con peso de 43 libras cada una , e iguales en clase al modelo que está de manifiesto en la Dirección de operaciones censales de la misma Junta. 1.160 de papel continúo de la marca de 45 centímetros de largo y 31 de ancho, con peso de 28 libras cada una, e iguales en clase al modelo qué está de manifiesto en la Dirección de operaciones censales.

2.º Si las necesidades de este servicio exigiesen mayor acopio de papel que el de las 1.450 resmas expresadas en la condición anterior, quedará obligado el contratista a facilitarlo de igual clase y al precio de remate, entendiéndose que este aumento nunca podrá exceder de 100 resmas.

3.º La entrega del papel se hará en la Imprenta Nacional a los plazos, a saber: Veintinueve resmas del papel tina, y 116 del continuo a los ocho días desde, la adjudicación del remate: 87 del de tina y 348 del continuo en todo Marzo próximo: 58 del de tina y 232 del continuo en Abril siguiente; y las 116 de tina y 464 del continuo restantes en el de Mayo de este año.

4.º A la entrega del papel precederá su reconocimiento por la persona que designe el Administrador de la Imprenta Nacional, quien desechará las resmas qua no sean de recibo, con arreglo a la 1.ª condición.

5.º El pago a precio de remate se verificará por la Tesorería Central en virtud de libramientos expedidos por la Ordenación general de Pagos de la Presidencia deI Consejo de Ministros a favor del contratista , según vaya haciendo las entregas del papel en la Imprenta Nacional.

6.º La subasta tendrá lugar por el sistema de pliegos cerrados en el local que ocupa la Junta general de Estadística , calle de las Rejas , núm. 1, el día 24 de Febrero próximo, de una a dos de su tarde, bajo la presidencia del Director de operaciones censales, acompañado de dos Vocales de la misma Junta qué de antemano se designarán.

7.º Los tipos máximos para el remate serán los de 250 reales por resma de papel de tina y 130 del continuo, no admitiéndose proposiciones de mayor cuantía. Tampoco lo serán las que no comprendan el suministro de las 1.450 resmas de las clases indicadas necesarias para este servicio.

8.º La adjudicación del remate se hará en el acto de la subasta al mejor postor, no admitiéndose después proposición alguna de mejora en los precios de adjudicación.

9.º En el caso de resultar dos o más proposiciones iguales, se abrirá en el acto licitación verbal entre los autores de las propuestas que hubiesen causado el empate, admitiéndose pujas a la llana entre ellos por espacio de 15 minutos.

10.º Las proposiciones se harán en escrito firmado con arreglo al modelo inserto a continuación, y bajo pliego cerrado que se entregará en el acto al Presidente de la subasta. Los interesados en ella acompañarán documento que acredite haber depositado en la Caja general de Depósitos la suma de 6.690 reales en metálico, o su equivalente en papel del Estado admisible al efecto según las disposiciones vigentes.

11.º El depósito de que trata la condición anterior se devolverá a la conclusión de la subasta, a excepción del que pertenezca al mejor postor, que se retendrá en garantía hasta cumplimiento del contrato.

12.º El remáte se someterá a la aprobación de S. M. no produciendo efecto alguno mientras aquella no recaiga

13.º Si el contratista no cumpliese lo estipulado en las mismas condiciones de este pliego, la Junta general de Estadística podrá rescindir el contrato, y celebrar otro de urgencia con diferente persona, siendo de cargo de aquel los daños y perjuicios que se irroguen al Tesoro. 

14º. Los gastos de remate y otorgamiento de escritura, con inclusión de la copia que debe unirse al expediente de subasta, serán de cuenta del rematante.

Madrid, 22 de Enero de 1862.

El Vicepresidente. Alejandro Oliván.

Modelo de proposición.

El que suscribe se compromete a entregar en la Imprenta Nacional...  resmas de papel tina y… de continuo iguales en clase y marca a los modelos aceptados por la Junta general de Estadística, para la impresión del censo de 1860, en los plazos marcados en la 3ª condición del pliego, para la subasta, inserto en la Gaceta de Madrid de… de … de 1862, …número… al precio de… reales resma del de tina y… reales, resma del continuo , sujetándose a las demás condiciones del referido pliego. Para seguridad de esta proposición acompaña el documento justificativo del depósito de… reales en que ha hecho en la Caja general de Depósitos, con arreglo a la condición 10 del citado pliego.

(Fecha y firma.)[46]

 

La revista Clínica, el 26 de mayo 1563, usa los datos del censo de 1860 aplicados a Tenerife y un movimiento migratorio provocado por la fiebre amarilla:

I.—MOVIMIENTO DE ENFERMOS.

1. Relación entre los invadidos y la población. —

La población de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, según el censo de 1860, es de 14,146 habitantes, 6,707 varones y 7,439 hembras; pero como de estas cifras se deben deducir los transeúntes, porque no es regular que los hubiera en una población infestada, exceptuando solo las fuerzas del ejército que figuran en esta clase en el citado censo y que permanecieron en la ciudad durante la epidemia; como tiene que rebajarse también la población que emigró al presentarse la enfermedad, queda reducida a 9,643 habitantes, en esta forma:

 

Varones

Hembras

Total

Habitantes establecidos según el censo de 1860

5,130

7,164

12,314

Mas las fuerzas del ejército

781

 

781

Población existente al presentarse la epidemia

5,931

7,164

13,095

Habitantes que abandonaron la población al declararse oficialmente la epidemia

1,505

1,947

3,452

Población expuesta al contagio

4,426

5,217

9,643[47]

 

El marqués de Miraflores, Presidente del Consejo de Ministros, publicó el 12 de junio de 1863 un proyecto de decreto del empadronamiento general de 25 de diciembre de 1860, realizado por la Junta General de Estadística, dirigido a la Reina Isabel II, como una mejora del censo general de 1857.

…contiene mayor número de datos estadísticos y apreciaciones de utilidad para el gobierno del Estado y de los pueblos, y el fomento y desarrollo de los intereses morales y materiales del país. Susceptible de perfección sucesiva, no de todo punto blasona de haber evitado en sus varias y complicadas clasificaciones las inexactitudes que se deslizan a pesa de las más prolija atención y decidido empeño cuando no son uniformes las miras ni se cuenta con el franco concurso de las voluntades en las poblaciones…[48]

Desde Palacio el 12 de junio de 1863 el Marqués de Miraflores decreta cuatro artículos por los cuales el censo de 15 de diciembre de 1860 se convierte en censo oficial del Estado, cuya observancia será de carácter obligatorio por parte de la administración general del Estado, y abarcará las colonias, y en 1865 se deberá introducir el censo de los habitantes domiciliados legalmente o de derecho.

REAL DECRETO.

A propuesta del Presidente del Consejo de Ministros, y atendidas sus razones, vengo en decretar lo siguiente:

Artículo 1.° Se declara oficial el censo formado por la Junta general de Estadística con arreglo al empadronamiento verificado el 20 de Diciembre de 1860.

Art. 2.° La observancia del censo será obligatoria en todos los actos y disposiciones del Gobierno y de la Administración pública a que pueda ser aplicado.

Art. 3.º El empadronamiento que debe verificarse el año de 1863, según lo dispuesto en el art. 3.º del Real decreto de 30 de Setiembre de 1858, se extenderá a las provincias de América y Oceanía e islas del golfo de Guinea.

Art. 4.º A las clasificaciones que este censo comprende se agregará en el de 1865 la de los habitantes por su domicilio legal o de derecho que hayan adquirido con la vecindad.

Dado en Palacio a doce de Junio de mil ochocientos sesenta y tres.

Está rubricado de la Real mano.

Presidente del Consejo de Ministros.

MARQUÉS DE MIRAFLORES[49].

La Junta general de Estadística introduce un preámbulo con una exposición de motivos de carácter histórico (desde Felipe II, al censo de 1768, censo de 1787, censo de 1797, censo de 1822, censo de 1826, censo de 1846 y censo de 1850) analizando los anteriores censos realizados en el Reino donde impera más las probabilidades que los cálculos y su verificación de resultados, calificándolos de inexactos.

Sin embargo, se define el censo de 1860 como:

Nutrido de datos importantes, y como ningún otro extenso y metódico, produjo resultados tanto más satisfactorios, cuanto que para obtenerlos, preciso fue reunir infinidad de hechos, examinarlos detenidamente, apurar los medios que las circunstancias permitían para cerciorarse de su mayor o menor exactitud, sostener una lucha constante contra las prevenciones arraigadas, la falta de hábito en los trabajos de este género, la irregularidad misma de la división territorial, y la naturaleza de las poblaciones repartidas en muy dilatados territorios y alternando en casi todas, los caseríos dispersos con los lugares agregados[50].

Para confeccionar este censo se tiene en cuenta la experiencia adquirida en la elaboración del censo de 1857, lo cual se desarrolló a través del aumento de auxiliares, la cooperación de terratenientes, la burguesía y la nobleza, el clero, funcionarios de la administración y de la justicia, y de los ayuntamientos, a través de las circulares de 19 de septiembre y 7 y 8 de diciembre de 1860.

Se vuelven a constituir las juntas municipales y las juntas de partido, que dada su experiencia en la elaboración del censo de 1857, habían adquirido mucha más experiencia para lo cual la junta general de estadística añadió ciertas disposiciones:

Los datos generales resultantes serán 209.196 más que en el censo de 1857, es decir 15.673.536.

Las diferencias que surgen de la comparación del censo de 1857 con el de 1860 son las siguientes:

La Junta General de Estadística colaborará con la Dirección General de Ultramar para realizar el censo en las colonias, como se desprende del Real decreto de 30 de septiembre de 1858. El 27 de noviembre de  1859 se envían instrucciones a los Capitanes Generales para actualizar las divisiones territoriales, costumbres, razas, organización administrativa y medios. Estando acabado el de Puerto Rico y aplazado el de Cuba a la noche del 14 y 15 de marzo de 1861, y se sigue trabajando en Santo Domingo, Filipinas e islas del golfo de Guinea. Llama la atención que se recoge en el censo al ejército de ocupación de Tetuán.

En cuanto a los resúmenes, aparte de los de 1857 encontramos nuevos indicadores:

Los trabajos iniciales se centraron en el registro civil porque las series sacramentales de los archivos parroquiales no respondían a cuestiones que se planteaban en el censo de empadronamiento. Estos instrumentos administrativos, tanto público como privado, no explicaban los movimientos poblaciones y sus causas. Los datos se limitaron al número de bautizados, clasificados por sexo y legitimidad, al número de matrimonios, y su estado civil, y a las defunciones u óbitos, divididos por sexo, estado civil y edad. Al comprobar que los datos eran incompletos y confusos se envía una circular a los pueblos el 10 de diciembre de 1861 para completar detalles como los nacidos que no llegan a ser bautizados, y niños nacidos muertos.

Tablas.

CAMBIAR VARONES/HERMBRAS POR HOMBRES/MUJERES

Tabla 1  - Habitantes dividido por sexo

Tabla 2 – Habitantes dividido por su formación

Tabla 3 – Habitantes dividido por sexo y subdivididos por el estado civil

Tabla 4 – Habitantes subdivididos en cinco categorías por edades

Tabla 5 – Densidad de la población y su desarrollo

Tabla 6 – Habitantes y su evolución

Tabla 7 – Habitantes por naturaleza, divididos por origen y subdivididos por residentes y sexo

 

Gráficas.

Grafica 1 – Evolución de la población

 

Grafica 2 – Habitantes por sexo y estado civil

 

Grafica 3 – Pirámide de población de Herreruela

 

Mapas

 

Mapa 1 – Densidad de población y habitantes por sexo

Mapa 2 – Densidad de población y formación de los habitantes

Mapa 3 – Densidad de población y edad de los habitantes

Mapa 4 – Desarrollo de la densidad de la población

 

Mapa 5 – Densidad de población y habitantes por naturaleza

Bibliografía.

ANDRÉS-GALLEGO, José M. y PAZOS,  Antón: La iglesia en la España contemporánea, Madrid, Ediciones Encuentro, 1999, Tomo I.

BAHAMONDE MAGRO, Ángel (director); MARTÍNEZ LORENTE, Gaspar y OTERO CARVAJAL, Luis Enrique: “Las comunicaciones en la construcción del Estado contemporáneo en España, 1700-1936”, Madrid, Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente, 1993.

Boletín Oficial de la Provincia de Guadalajara: Número 3 - 1860 enero 6, p. 2.

CAPELLÁN DE MIGUEL, Gonzalo: El problema religioso en la España contemporánea. Krausismo y catolicismo liberal. http://www.juntadeandalucia.es/educacion/vscripts/wginer/w/rec/3248.pdf

Clínica (Madrid. 1862). 26/5/1863, n.º 24, página 9. Ir al enlace

COMELLAS, José Luis.: Isabel II. Una reina y un reinado., Barcelona, Ariel, 2002.

Comisión de Estadística general del Reino.- Terminados en la mayor parte de las provincias los trabajos de revisión del nuevo Nomenclátor de los pueblos, cree esta Comisión llegado el momento de preparar el recuento de la población en Europa, como ya se está verificando en América, Oceanía y África. Gaceta de Madrid, núm. 236, de 23/08/1860, página 1. https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE//1860/236/A00001-00001.pdf

El Clamor público. 28/11/1861, página 3. Ir al enlace

El Pensamiento español (Madrid. 1860). 3/4/1861, página 4.  Ir al enlace

GABRIEL, Narciso de: “Alfabetización, semialfabetización y analfabetismo en España (1860- 1991)”, Revista Complutense de educación, Vol. 8, nº 1, 1997

href="http://tetuancombativo.org/el-campamento-del-ejercito-que-no-fundo-tetuan/

http://www.abc.es/historia-militar/20140120/abci-tetuan-donde-ejercito-espanol-201401172155.html

http://www.consultatodo.com/historia/contemporanea/historia1855-1860.htm

http://www.geotren.es/blog/como-era-la-red-ferroviaria-espanola-en-1860-1880-1941-1948-y-antes-de-1985/<(a>

http://www.hechoshistoricos.es/html/eventos1860.html

http://www.historiadeespananivelmedio.com/19-15-7-gobierno-odonnell-1860-1863/

http://www.historiadeiberiavieja.com/secciones/made-in-spain/cinco-cosas-que-no-sabias-de-santiago-ramon-y-cajal/cajal-y-el-eclipse-de-1860

http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=maria-de-las-mercedes-reina-de-espanna

http://www.puzzledelahistoria.com/?cat=55&paged=11

http://www.quantitas.net/content/la-sombra-de-la-historia-es-alargada-desigualdad-y-educación-en-españa

https://almeriapedia.wikanda.es/wiki/1860

https://cadizpedia.wikanda.es/wiki/1860

https://cordobapedia.wikanda.es/wiki/1860

https://efemerides20.com/anos/1860

https://efemerides20.com/anos/1860

https://es.wikipedia.org/wiki/1860

https://sevillapedia.wikanda.es/wiki/1860

https://web.archive.org/web/20080517074759/http://www.enciclonario.com:80/enciclopedia/1860

https://web.archive.org/web/20140227151150/http://cala.unex.es/cala/epistemowikia/index.php?title=1860

https://www.actuall.com/criterio/democracia/catalanes-que-lucharon-por-espana/

https://www.aemet.es/documentos/es/conocenos/nuestra_historia/breve_historia_AEMET.pdf

https://www.elindependiente.com/tendencias/2018/03/04/historia-rojo-amarillo-bandera-espanola/

https://www.nuevatribuna.es/articulo/cultura-ocio/reina-ninfomana-isabel-ii-espana/20141123141535109549.html

Junta general de Estadística.- Dirección de Operaciones censales.- Subasta pública para la adquisición de 1.450 resmas de papel con destino á la impresión del censo correspondiente al año de 1860, con sujeción al siguiente pliego de condiciones. Gaceta de Madrid, núm. 24, de 24/01/1862, página 3. https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE//1862/024/A00003-00003.pdf

Junta General de Estadística: Censo de la población de España, según el recuento en 25 de diciembre de 1860 por la Junta General de Estadística, Madrid, Imprenta Nacional, 1863.

La Administración Civil Penitenciaria: militarismo y administrativismo en los orígenes del Estado de Derecho. Ir al enlace

JUNTA GENERAL DE ESTADÍSTICA: Colección legislativa de Estadística, Madrid, Imprenta Nacional, 1862.

La Correspondencia de España. 24/3/1861, n.º 923, página 2. http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0000013866&page=2&search=%22censo+de+1860%22&lang=es

La Discusión (Madrid. 1856). 25/12/1861, n.º 1.846, página 3. http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0002258823&page=3&search=%22censo+de+1860%22&lang=es

La Época (Madrid. 1849). 7/3/1859, n.º 3.041, página 2. http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0000124011&page=2&search=%22censo+de+1860%22&lang=es

MOLINER PRADA, Antonio: En torno a la Revolución Liberal y la Iglesia española del siglo XIX, https://journals.openedition.org/lerhistoria/2475

Real decreto declarando oficial el censo formando por la Junta de Estadística que hizo a través del empadronamiento verificado el 25 de Diciembre de 1860. Gaceta de Madrid, núm. 307, de 03/11/1863, página 1. Ir al enlace

Real orden aprobando las reglas para efectuar la rotulación de calles y numeración de casas. Gaceta de Madrid, núm. 59, de 28/02/1860, páginas 1 a 2. Ir al enlace

SÁNCHEZ ANDRÉS, Agustín: “La administración central española y el gobierno de ultramar en las postrimerías del antiguo régimen y las primeras décadas del régimen liberal, 1812-1863”, Relaciones: Estudios de historia y sociedad, Vol. 28, Nº. 112, 2007 (Ejemplar dedicado a: Eduardo Nicol (1907-2007): historicidad y expresión).

VVAA.: Crónica de España, Madrid, Diario 16, 1991

VVAA.: Enciclopedia de Historia de España, Vol. VI: Cronología. Mapas. Estadística, coordinado por Miguel Artola Gallego, Madrid, Alianza editorial, 1993.

VVAA.: Manual de Historia de España, Madrid, Historia 16, 1990.

 

________________________________________________________________

[1] El Gobierno de Isabel II estará integrado por el Presidente del Consejo de Ministros y encargado de Ultramar, Leopoldo O`Donnell Jorís, duque de Tetuán. El Consejo de Estado, Saturnino Calderón Collantes / 5 de agosto de 1860: Leopoldo O`Donnell Jorís, duque de Tetuán, interino / 30 de agosto 1860: Saturnino Calderón Collantes / 20 de octubre de 1860: Leopoldo O`Donnell Jorís, duque de Tetuán, interino / 6 de febrero de 1861: Saturnino Calderón Collantes / 3 de agosto de 1862: Leopoldo O`Donnell Jorís duque de Tetuán, interino / 2 de noviembre de 1862: Saturnino Calderón Collantes / 17 de enero de 1863: Francisco Serrano Domínguez, duque de la Torre. El Ministerio de Gracia y Justicia, José Posada Herrera, interino / 14 julio 1860: Rafael de Bustos y Castilla, marqués de Corvera, interino / 2 de agosto de 1860: Santiago Fernández Negrete / 13 agosto 1862: José Posada Herrera, interino / 30 de octubre de 1862: Santiago Fernández Negrete / 17 enero 1863: Nicomedes Pastor Díaz Corbelle (murió el 22 de marzo de 1863) / 9 febrero 1863: Pedro Nolasco Aurioles Aguado. El Ministerio de Guerra; Leopoldo O`Donnell Jorís, duque de Tetuán. El Ministerio de Marina, José MacCrohon Blake como titular pero ejerciendo Augusto Ulloa / 9 julio 1860: Juan Zabala de la Puente, marqués de Sierra Bullones / 13 julio 1861: Leopoldo O`Donnell Jorís, interino / 7 de octubre de 1861: Juan Zabala de la Puente / 30 de agosto de 1862: Leopoldo O`Donnell Jorís, duque de Tetuán / 14 de septiembre de 1862: Juan Zabala de la Puente / 17 enero 1863: José María Bustillo Barreda, conde de Bustillo como titular, pero ejercía Leopoldo O`Donnell Jorís, duque de Tetuán interinamente/ 9 febrero 1863: Augusto Ulloa. El Ministerio de Hacienda, Pedro Salavarría Charitu. El Ministerio de Gobernación, José Posada Herrera / 6 julio 1860: Saturnino Calderón Collantes / 1 de agosto de 1860: José Posada Herrera / 21 de agosto de 1861: Saturnino Calderón Collantes, interino / 29 de septiembre de 1861: José Posada Herrera / 10 julio 1862: Antonio Aguilar Correa, marqués de Vega de Armijo, interino / 30 de agosto de 1862: José Posada Herrera. El Ministerio de Fomento, Rafael de Bustos y Castilla, marqués de Corvera / 21 noviembre 1861: José Posada Herrera / 18 diciembre 1861: Antonio Aguilar Correa, marqués de Vega Armijo  / 17 enero 1863: Francisco de Luján Miguel y Romero.

[3] Breve historia de la Agencia Estatal de Meteorología, el Servicio Meteorológico Español. https://www.aemet.es/documentos/es/conocenos/nuestra_historia/breve_historia_AEMET.pdf

[4] SÁNCHEZ ANDRÉS, Agustín: “La administración central española y el gobierno de ultramar en las postrimerías del antiguo régimen y las primeras décadas del régimen liberal, 1812-1863”, Relaciones: Estudios de historia y sociedad, Vol. 28, Nº. 112 (2007), (Ejemplar dedicado a: Eduardo Nicol (1907-2007): historicidad y expresión), p. 205.

[5] La Administración Civil Penitenciaria: militarismo y administrativismo en los orígenes del Estado de Derecho. Ir al enlace

[6] COMELLAS, José Luis.: Isabel II. Una reina y un reinado., Barcelona, Ariel, 2002, p. 282. VVAA.: Manual de Historia de España, Madrid, Historia 16, 1990, p.326.

[7] GABRIEL, Narciso de.: “Alfabetización, semialfabetización y analfabetismo en España (1860- 1991), en Revista Complutense de educación, Vol. 8, nº 1, 1997, pp. 200-201.

[8] COMELLAS, José Luis.: Op. cit., p. 279.

[9] COMELLAS, José Luis.: Op. cit., p. 273

[10] http://tetuancombativo.org/el-campamento-del-ejercito-que-no-fundo-tetuan/

[11] Enciclopedia de Historia de España, Vol. VI: Cronología. Mapas. Estadística, coord. por Miguel Artola Gallego, Madrid, Alianza editorial, 1993, p. 485

[12] VVAA.: Crónica de España, op. cit, p. 690.

[13] https://es.wikipedia.org/wiki/Categor%C3%ADa:Estaciones_de_ferrocarril_de_Espa%C3%B1a_de_1860

[14] VVAA.: Crónica de España, Madrid, Diario 16, 1991, p. 690.

[15] BAHAMONDE MAGRO, Ángel (dir.); MARTÍNEZ LORENTE, Gaspar y OTERO CARVAJAL, Luis Enrique: Las comunicaciones en la construcción del Estado contemporáneo en España.1700-1936, Madrid, Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente, 1993, p. 19.

[16] https://es.wikipedia.org/wiki/Azud_de_Navarejos

[17] Boletín Oficial de la Provincia de Guadalajara: Número 3 - 1860 enero 6, p.2.

[18] MOLINER PRADA, Antonio.: En torno a la Revolución Liberal y la Iglesia española del siglo XIX, https://journals.openedition.org/lerhistoria/2475

[19] CAPELLÁN DE MIGUEL, Gonzalo.: El problema religioso en la España contemporánea. Krausismo y catolicismo liberal. http://www.juntadeandalucia.es/educacion/vscripts/wginer/w/rec/3248.pdf

[20] ANDRÉS-GALLEGO,  y José M. PAZOS,  Antón.: La iglesia en la España contemporánea. Madrid, Ediciones Encuentro, 1999, Tomo I, pp. 154, 391, y 403.

[21] https://efemerides20.com/anos/1860

[22] La Época (Madrid. 1849). 7/3/1859, n. 3.041, página 2. http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0000124011&page=2&search=%22censo+de+1860%22&lang=es

[23] JUNTA GENERAL DE ESTADÍSTICA.: Colección legislativa de Estadística., Madrid, Imprenta Nacional, 1862, p. 234.

[24] Comisión de Estadística general del Reino.- Terminados en la mayor parte de las provincias los trabajos de revisión del nuevo Nomenclátor de los pueblos, cree esta Comisión llegado el momento de preparar el recuento de la población en Europa, como ya se está verificando en América, Oceanía y África. Gaceta de Madrid núm. 236, de 23/08/1860, página 1. https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE//1860/236/A00001-00001.pdf

[25] Ídem, pp. 222-224.

[26] Ídem., pp.257-261.

[27] Ídem., pp. 145-147.

[28] Ídem, pp. 269-273.

[29] Real orden aprobando las reglas para efectuar la rotulación de calles y numeración de casas. Gaceta de Madrid núm. 59, de 28/02/1860, páginas 1 a 2. https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE//1860/059/A00001-00002.pdf

[30] La Correspondencia de España. 24/3/1861, n.º 923, página 2. Ir a enlace

[31] Ídem, pp. 277-280.

[32] Ídem, pp. 297-298.

[33] Ídem, pp. 300-301.

[34] Ídem, pp. 310-311.

[35] Ídem., Índice, p. XXXV.

[36] Ídem, p.328.

[37] Ídem, pp. 312-323.

[38] Ídem., p. 332.

[39] Ídem, pp. 334-335.

[40] Ídem, p. 335.

[41] Ídem, p. 335.

[42] Ídem., p. 346.

[46] Junta general de Estadística.- Dirección de Operaciones censales.- Subasta pública para la adquisición de 1.450 resmas de papel con destino á la impresión del censo correspondiente al año de 1860, con sujeción al siguiente pliego de condiciones. Gaceta de Madrid núm. 24, de 24/01/1862, página 3. https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE//1862/024/A00003-00003.pdf

[47] Clínica (Madrid. 1862). 26/5/1863, n. 24, página 9. Ir al enlace

[48] Junta General de Estadística.: Censo de la población de España, según el recuento en 25 de diciembre de 1860 por la Junta General de Estadística, Madrid, Imprenta Nacional, 1863, p. 1.

[49] El 3 de noviembre de 1863 se publica en la Gaceta de Madrid un Real decreto declarando oficial el censo formando por la Junta de Estadística que hizo a través del empadronamiento verificado el 25 de Diciembre de 1860. Gaceta de Madrid núm. 307, de 03/11/1863, página 1. https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE//1863/307/A00001-00001.pdf

[50] Ídem., p. 3.