Museo Etnológico de Herreruela.

Escudo de la villa de Herreruela

 

Colección diplomática de Herreruela (Siglos XVI-XIX)

 

Número 40.

FICHA CATALOGRAFICA

1792, agosto, 07. Herreruela.

Santiago Moreno, cura propio de Herreruela y Caleruela manda a Antonio de la Vega, notario público, y al sacristán Juan Bautista Pío Sánchez, que realicen el inventario de las alhajas de la Iglesia de San Ildefonso.

Papel, Pergamino, 3 folios, letra Humanística. Gobierno. Becerro. Estado de conservación regular.

Signatura: APHER, Economía, Becerro, fol. 28 r. – 30 v.

Procedencia: Archivo de la Iglesia de San Ildefonso de Herreruela (Toledo)

 

Transcripción del documento: Antonio Camacho Rodríguez



[Al margen izquierdo: Inventario de las alhajas que tiene esta Iglesia del lugar de Herreruela]


En el lugar de Herreruela, a ocho de noviembre de mil setecientos ochenta y seis años, y el señor don Santiago Moreno, cura propio de la Iglesia parroquial estando en ella, por ante mí el notario y en virtud de decreto de Santa Visita, y presente así mismo Juan Bautista Pío Sánchez, sacristán de la dicha Iglesia, pasó a hacer inventario de todos los bienes, alhajas y demás que a él presente tiene esta Iglesia con toda distinción y claridad en forma siguiente:

Primeramente se halló en el sagrario del altar mayor un copón de plata.

Así mismo, una caja de lo mismo en dicho sagrario para llevar el viático a los enfermos.

Una cruz de plata para la manga.

Una custodia de plata con viril dorado.

Dos cálices de plata con sus patenas y cucharinas, el uno sobredorado.

Dos vinajeras de plata.

Una corona de plata de Nuestra Señora del Rosario.

Una diadema, de lo mismo, que tiene el Niño Jesús.

Unas potencias de lo propio que tiene otro Niño Jesús.

Tres crismeras, de lo mismo para los santos oleos.

El rosario de Nuestra Señora engarzado en plata.

El rostro de Nuestra Señora de plata.

Tres joyas o medallas de lo mismo que están puestas en

Nuestra Señora.

La imagen de San Ildefonso que está en el altar mayor.

Una cruz con los remates y peana dorado.

Tres tablas de sacras con marco plateado en dicho altar mayor.

Once candeleros de alquimia, dos altos, y los otros pequeños.

Una cruz de metal con crucifijo.

Seis candeleros de madera plateados con sus pantallas.

Dos de madera pintados.

Dos campanillas de metal de los altares.

La imagen de Señor Agustín, en su altar. (fol. 28 r.) //

Tres marcos de sacra en el mismo.

Una cruz de madera en el dicho.

La imagen de San Isidro, en su altar.

Una cruz de madera en el mismo.

Una efigie de Niño Jesús, en el mismo.

Cuatro candeleros de madera torneados.

Tres tarrinetes de nogal, pié de caoba.

Un facistol manual.

Una cruz de madera para visitar el vía crucis.

Cuatro bancos de cuartón.

Dos confesionarios enteros, y otro medio.

Un banquillo para la manga.

Una lámpara de alquimia que luce al Santísimo.

Otras dos más pequeñas, una en el Cristo y otra, en Nuestra Señora.

Dos atriles, uno de nogal y otro de pino.

La imagen de Cristo crucificado, en su altar.

En el dicho, Nuestra Señora de la Soledad con un rosario engarzado en alambre.

En el mismo la imagen del Niño Jesús.

La imagen de San Antonio con su niño.

La de Nuestra Señora del Rosario, en su altar con su niño.

En el otra imagen de Nuestra Señora pequeña para las procesiones.

En el mismo, una custodia de madera.

Y tres tablas de sacra con su marco.

La imagen de Santa Santana.

Un cuadro grande pintura de San Gregorio con marco de talla.

Otro sin marco, de Santísimo Cristo de las Misericordias.

Otro que está en el altar, en el arco de la capilla.

Otro de San Francisco, pequeño.

Tres bancos de respaldo de pino.

Un tenebrario de lo mismo.

Un facistol grande en la trivina [vitrina]

Tres pares de andas, las unas de castillejo y bolillos dorados.

Un órgano, realejito.

Dos campanas y un campanario que están en la torre.

Una mesa de pino grande.

Diferentes retazos de libros de canto llano.

Dos gradas de madera. (fol. 28 v.) //

Una azada.

Una palanca y llave de hierro para levantar las losas y un cincel de hierro.

Una pala.

Una arca de pino grande con cerradura y sin llave.

Un tabernáculo viejo.

Un cofrecito forrado en verde tachonado en borde broce.

Un espejo con marco negro.

Un crucifijo con su dosel.

Un misal y manual nuevo, otro manual usado.

Otros dos misales con forro, otro sin él, mal tratado.

La cajonería con seis cajones grandes y seis pequeños.

Un formón de hierro.

Un par de tijeras grandes.

Unos hierros para hacer ostias.

Una salvilla de peltre.

Una chuleta para la lumbre.

Un farol de tres vidrios, bien tratado.

Un cuenco grande en la pila bautismal.

Cuatro varas para el palio, pintados de encarnado.

Una tinaja para echar aceite.

Una casulla de damasco encarnado, con cenefa verde y bordada.

Otra de damasco morado con galón.

Otra de tafetán morado con galón de hilo.

Otra de damasco verde con cuadritos, y cenefa de terciopelo encarnado.

Otra de tapiz con campo blanco.

Otra de damasco negro, con galón dorado.

Otra de lo mismo nueva.

Dos dalmáticas de damasco negro, viejas.

Una capa de damasco negro.

Otra morada con galón amarillo.

Otra de damasco blanco con cenefa encarnada.

Dos almáticas de raso blanco.

Una mineta de damasco encarnado, guarnecido con plata y oro (fol. 29 r.) //

Otra casulla de damasco blanco con cenefa encarnada.

Otra de lo mismo con galón.

Un terno entero de tapiz con galón de oro fino.

Otra casulla de tapiz de seda con cenefa de lama dorada y galón de oro fino, con sus paños y bolsas correspondientes.

Una estola y manípulo de tapiz de seda.

Un cordón de seda blanco nuevo y un manípulo.

Un alba y amito de tela fina y encaje de lo mismo.

Un cíngulo de seda.

Otra alba más basta, con sus encajes.

Un palio de damasco encarnado guarnecido con flecos de seda.

Otro palio de tapiz de seda.

Catorce palias de diferentes colores.

Dos mangas, una de tapiz con flecos de seda.

Otra negra con flecos de seda de diferentes colores.

Dos estandartes de damasco, uno negro, y otro encarnado.

Once paños para los cálices, de diversos colores.

Cuatro bolsas de corporales que hacen algunos colores.

Siete pares de corporales.

Una banda encarnada de tafetán.

Cinco amitos, los dos con cintas.

Veinte y cinco purificadores.

Nueve cornualtares.

Tres sábanas de altares.

Un roquete.

Cuatro albas buenas.

Dos sobrepellices de tela.

Un paño negro de difuntos y una sábana.

Una sábana nueva.

Dos cíngulos de hilo.

Cuatro cortinas negras para cubrir los altares.

Un paño de púlpito de tapiz. (fol. 29 v.) //

Dos incensarios de bronce y dos navetas de lo mismo.

Un frontal de tapiz, sin bastidor.

Siete aras.

Tres bonetes demediados.

Un frontal blanco con cenefa encarnada.

Otro morado con cenefa verde.

Dos con cenefa encarnada.

Otros dos de seda viejos, de distintos colores.

Cinco de moda, nuevos de Indiana.

Unas andas para enterrar difuntos.

Otras para los párvulos, pintadas.

Diferente madera, para el monumento.


Todas las cuales alhajas aquí expresadas son las mismas que hoy tiene la dicha Iglesia, sin saber al presente otras algunas, y siempre que se descubran se anotarán a esta continuación.


En esta forma se concluyó este inventario el que firmó dicho señor cura.


E yo el notario en fe de ello.


Licenciado don Santiago Moreno.


Ante mí, Antonio de la Vega.

[Tachado y sobre escrito]


Se ha comprado para esta Iglesia después de hecho este inventario lo siguiente:

Una casulla encarnada con flores, estola, manípulo y paños de cáliz.

Una capa morada con galón dorado.

Una banda de color blanco con flores.

Un frontal negro con cenefa amarilla de damasco y galón blanco.

Una capa blanca con cenefa encarnada de damasco.

Una concha fina con engarce de plata para bautizar. (fol. 30 r.) //

Ítem una casulla morada con cenefa de oro, con su estola y manípulo, y bolsa para corporales en damasco. Ítem unos corporales finos y encajes, lo mismo.

Ítem ocho candeleros grandes de metal fino.

Ítem, una cruz con crucifijo grande para el altar mayor de lo mismo.

Ítem, tres cruces con crucifijos más pequeños. (fol. 30 v.) //